La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó a padres de los 49 menores fallecidos en 2009 en la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora, con el propósito de que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (Ceav) cumplan con todas las medidas complementarias de la reparación integral del daño.

En sesión remota de la Primera Sala de la Suprema Corte, ministros analizaron un recurso promovido por la madre de una de las víctimas de los hechos, y en representación de su núcleo familiar solicitó el amparo de la Justicia de la Unión en contra de la resolución por la que se determinaron las medidas de reparación integral del daño que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas les otorgó por las violaciones graves a sus derechos humanos cometidas por autoridad del orden federal.

La Primera Sala sostuvo que la resolución reclamada fue poco clara y, además, omisa en determinar la procedencia o improcedencia de algunas de las medidas complementarias que componen la reparación integral del daño por violaciones a derechos humanos, esto en términos de la Ley General de Víctimas.

En ese sentido, la Primera Sala enfatizó que debe satisfacerse cada una de las medidas complementarias de la reparación integra y, además, que deben cumplirse de forma efectiva y eficiente; ello en el entendido de que la reparación integral deja de ser tal —es decir, es parcial o incompleta— si tan solo una de sus medidas se incumple, o es ineficiente y/o inefectiva.

[email protected]