Los cuestionamientos relacionados con la investigación por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa por supuestamente haber incurrido en actos de tortura durante el proceso, resurgieron este fin de semana tras la difusión de un video que involucraría al subsecretario de Seguridad de Michoacán, Carlos Gómez Arrieta, en presuntos actos de tortura contra un detenido por el caso Iguala. Gómez Arrieta ya presentó su renuncia al cargo.

Mientras que el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, aceptó la renuncia del funcionario, aunque calificó como un montaje el video en el que se escucharía a Carlos Gómez Arrieta interrogando al detenido.

“El caso Ayotzinapa ha estado terriblemente manoseado por autoridades federales, estatales, expertos forenses y medios de comunicación (...) Lo armaron y lo subieron desde una cuenta creada (en YouTube) ex profeso para eso. Piensan que uno no se da cuenta, pero sí nos damos cuenta”, comentó Aureoles Conejo.

En el video se observa un interrogatorio por parte, supuestamente, del entonces encargado de la policía federal ministerial, Carlos Gómez Arrieta, en el 2014, hacia Carlos Canto Salgado, quien fue detenido por elementos de la Policía Federal y de la Secretaría de Marina el 22 de octubre de ese año por el caso Iguala.

En la grabación se escuchan preguntas a Canto Salgado sobre dónde están las casas a donde se llevaron a los 43 normalistas de Ayotzinapa. “Ahí, a Mezcala”, responde el detenido, vendado de ojos y atado de manos.

Al respecto, el centro Tlachinollan, vocería de los padres de los 43 normalistas, indicó que el video es muestra de tortura y confirma que la investigación “recurrió a prácticas violatorias a derechos humanos, como en su momento fuera señalado por los diversos organismos internacionales que revisaron el caso”.

Recordó que la oficina en México de la ONU-DH había reportado en su informe doble injusticia, con la existencia de 34 casos de tortura a personas detenidas por dicho caso.