Atlacomulco, Estado de México. La fila es larga, el ánimo es igual o más. Decenas de ciudadanos en el municipio mexiquense se dispusieron a sufragar en cuanto las urnas abrieron este domingo 1 de julio.

Apenas eran las siete de la mañana y ya algunas personas rondaban la casilla Contigua 3, de la sección 0422 en el centro de Atlacomulco, una hora antes de su horario de apertura estipulado. Muchos sonrientes, otros tantos pensativos como afinando el rumbo final de su voto y con ello el de la alcaldía y de México entero.

Y es que los mexiquenses decidirán, además de su próximo Presidente de la República y representantes en el Congreso de la Unión, a sus alcaldes en los 125 municipios de la entidad y los 75 diputados locales.

Desde temprano, Victoria Cáceres acudió a la casilla Básica y Contigua 1 de la sección 0420, con el objetivo de sufragar para tener un mejor México.

La mujer entrada en los cuarenta se veía decidida. Llegó apenas pasadas las ocho de la mañana, la casilla apenas empezaba a recibir los votos de los mexiquenses.

“¡Que se respete nuestro voto!”, exclamó la mujer al ser cuestionada sobre qué es lo que espera de la jornada electoral; “que gane el mejor” y que la jornada electoral se desarrolle con paz y tranquilidad, es lo que pedimos, completó con una sonrisa afable.

En materia de seguridad la Secretaría de Seguridad del Estado de México dispuso a unos 16,000 elementos que se encargarán de salvaguardar la integridad de los votantes y sus votos en los 125 municipios a través de un operativo que empezó a las 6 de la mañana de este domingo y terminará a la misma hora del lunes.

Hasta las 10 de la mañana, de acuerdo con el reporte del policía tercero Miguel Ángel Ocampo, quien se encontraba al resguardo de la casilla Contigua 1, en Atlacomulco no se había registrado algún conato de violencia, informó.

Algunos metros a lo lejos de ahí en una base de taxis, que se encuentra, a su vez, a unos metros del Palacio Municipal, un joven taxista de nombre Gilberto García definió a las elecciones como un momento de cambios.

El joven de no más de 30 años relató que por lo que sabe y ha visto el municipio mexiquense puede este 1 de julio dejar atrás su historia siempre de colores tricolores por uno guinda.

“Cuando vino López Obrador llegó mucha gente, además de que muchos de los que estaban en el PRI se cambiaron a Morena”, comentó.

Pese a que al momento de la conversación, entorno a las 9 de la mañana, Gilberto aún no había acudido a las urnas indicó que la oportunidad era única y que sin importar el trabajo acudiría a sufragar ya que, apuntó, es “su granito de arena”.

erp