El primer trimestre del 2017 para el país es desalentador en materia de seguridad y uno de los más violentos de su historia, señaló la organización Semáforo Delictivo, la cual reveló que de los ocho delitos que monitoreó, en todos se registraron incrementos.

Comparado con el mismo periodo del 2016, el robo a negocios subió 47%, al igual que la extorsión 30%, los homicidios 29%, lesiones dolosas 21%, secuestro 18%, robo a auto 13%, violación 6% y robo a casa 6 por ciento.

Adicionalmente, las ejecuciones (otro indicador) registraron un incremento de 70%, contabilizando un total de 4,322 casos.

En general, el homicidio aumentó en 30 de las 32 entidades de la República, aunque fueron nueve estados (Baja California, Chihuahua, Veracruz, Sinaloa, Michoacán, Jalisco, Guanajuato, Estado de México y Guerrero) los que concentraron 60% de los delitos.

La organización destacó, además, que del total de los homicidios registrados, que rompen un récord histórico , 75% están ligados con ejecuciones del crimen organizado y alertó que este indicador empieza a retomar los niveles alcanzados en el 2011, cuando se desplegaba una abierta guerra entre las Fuerzas Armadas y el narcotráfico.

Con respecto a las ejecuciones, Veracruz fue la entidad que mayor número de casos contabilizó, con 651; le siguieron Guerrero con 408; Guanajuato con 400; Michoacán 351; y Baja California que sumó 248. Desde el año 2006, indicó la organización, se contabilizan 112,486 ejecuciones por parte del crimen organizado.

Sobre el secuestro, hasta marzo pasado se habían suscitado 291, y 75% de éstos se concentró en nueve estados, en los que aparecen en los tres primeros lugares Tamaulipas, Veracruz y el Estado de México, en ese orden y respectivamente.

En robos a negocios, la organización precisó que se registraron 23,643 casos de enero a marzo de este año.

Las tres primeras entidades que lideran este indicador son la Ciudad de México, Baja California y el Edomex.

El director de la organización, Santiago Roel, previó que la tendencia es que para este 2017 los indicadores de criminalidad en la República mantengan su incremento, alcanzando niveles superiores a los vistos en el 2016.

Asimismo, Roel cuestionó la política contra el crimen organizado implementada hasta ahora, ya que, dijo, no ataca el problema principal, que es el mercado y el enriquecimiento económico de los cárteles y por el contrario sólo se ha centrado en la captura de los principales capos de las organizaciones delictivas.

Lo que requerimos en México es atrapar el negocio del mercado de drogas para debilitar el poder económico de las mafias. Si no hacemos eso, la violencia en México seguirá creciendo , expuso.

Finalmente, Semáforo Delictivo hizo un llamado a la sociedad para ejercer presión sobre las autoridades con el fin de modificar la actual estrategia de combate al crimen organizado.

hector.molina@eleconomista.mx