Una vez que el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) confirmara que se detectó la primera muestra positiva a la variante Ómicron en nuestro país la semana pasada, especialistas llamaron a mantener la calma y utilizar la prevención como forma de combatir a la nueva variante del SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad de Covid-19.

Alejandro Macías, catedrático de la Universidad de Guanajuato, indicó que tenemos que “mantener el mismo mensaje: esto no se ha acabado (…) hay que verlo sin alarmas (...) pero tampoco ser complacientes, mantener la ecuanimidad”.

Por su parte, Mauricio Rodríguez Álvarez, profesor de la Facultad de Medicina y vocero de la Comisión de la UNAM para Covid-19, recalcó que las medidas de prevención ante contagios de la nueva variante son las mismas, es decir, con el uso extendido del “cubrebocas; ventilación, higiene, aislamiento, sana distancia”.

Añadió que “también hay que entender que no estamos frente al inicio de la pandemia, estamos en una situación absolutamente diferente”.

Malaquías López Cervantes, académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, criticó por su parte, que si bien la prevención es fundamental para evitar contagios, y que esto se sabe desde el inicio de la pandemia, los gobiernos municipales, estatales y federal, no han sido enfáticos en impulsarla entre la población.

No está en la perspectiva de las autoridades, aparentemente en ningún nivel de gobierno, en el caso de México. Aquí solamente se reacciona cuando ya está presente y provoca daños”, indicó.

Por otra parte, los expertos coincidieron que una de las situaciones que los científicos pondrán atención es la evolución de Ómicron ante la presencia de la variante Delta que sigue, hasta el momento, como la dominante en México y la mayor parte del mundo.

“Hay que ver si Delta dejará entrar a Ómicron o si pasa lo mismo que con la variante Mu, por ejemplo, la cual no pudo entrar; esta variación se quedó al margen de la variante Delta. Las variantes Alfa, Beta, Gama se quedaron fuera a lado de la variante Delta, entonces ahora tiene este rival en frente, por decirlo así”, dijo Rodríguez Álvarez.

Reacciones a vacunas

Por otra parte, un informe de la Secretaría de Salud federal (SSA) reveló que se habían registrado, hasta el 29 de octubre pasado, 31,095 Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación o Inmunización (ESAVI), es decir, casos de efectos secundarios en personas que han sido inoculadas con alguna de las vacunas contra el Covid-19, de un total de 81 millones 842,426 dosis aplicadas, a la misma fecha de corte.

El reporte indicó que de los más de 31,000 ESAVI, el  97.38% de los casos, es decir, 30,279 fueron catalogados como no graves, mientras que el resto, 816 (2.62%) se consideraron como graves.

“La mayor proporción de casos de ESAVI grave y no grave se presentan en el sexo femenino con 59.80 y 72.50%, respectivamente. Respecto a la distribución por grupo de edad, los ESAVI no grave se presentan principalmente en el grupo de 30 a 39 años, mientras que los ESAVI grave en mayores de 60 años”, se lee en el informe.

Se detalló que los principales signos y síntomas presentados en los ESAVI catalogados como no graves fueron: cefalea 64.78% (19,616), dolor o sensibilidad en el sitio de aplicación 45.71% (13,841) y mialgias 40.11% (12,145).

Mientras que en los ESAVI graves fueron cefalea 46.32% (378), astenia y fatiga 37.87% (309) y disnea 31.50% (257).

“Las entidades que concentran la mayor cantidad de ESAVI notificados son Ciudad de México con 13.07% (4,064) de los casos, Jalisco con 9.36% (2,912) y Estado de México con 7.27% (2,261)”, detalló el documento.

ivan.rodriguez@eleconomista.mx