Diputados federales del PRI, PAN y Morena demandaron al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, para que atienda y detenga la violencia en el municipio de Nahuatzen, donde cuatro indígenas purépechas fallecieron en un enfrentamiento con policías estatales.

La tarde el miércoles, cuatro comuneros fallecieron y siete policías fueron heridos en un enfrentamiento registrado en el municipio de Nahuatzen, cuando los agentes policiacos intentaban recuperar 20 vehículos retenidos en la comunidad.

El diputado federal Juan Antonio Ixtláhuac Orihuela (PRI) pidió al gobierno de Michoacán que atienda los enfrentamientos, y exhortó a la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de la Secretaría de Gobernación, así como a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que envíen a funcionarios al municipio de Nahuatzen, para poder conocer lo que ha pasado en ese municipio indígena de Michoacán, por lo tanto, le pedimos al gobierno del estado pueda transparentar y dar la suficiente información .

El diputado Juan Romero (Morena) destacó que además de las cuatro personas indígenas purépechas que murieron, otros 38 indígenas fueron detenidos.

Es grave la ineficiencia que tienen los gobiernos, federal y estatal, para abordar problemáticas sociales como el caso de esta comunidad purépecha, que traía un problema agrario pero fue mal atendido y con este resultado nefasto de violación de derechos humanos , aseveró.

El diputado José Antonio Salas Valencia (PAN) dijo que el gobierno de Michoacán ha sido incapaz de contener y de incluso realmente también estar dialogando con los propios comuneros .

Añadió que la tensa situación en Nahuatzen tiene muchos meses hasta el miércoles que se desató la violencia.

Queremos solicitarle al gobierno del estado, y sobre todo también al gobierno federal, que ponga cartas en el asunto, de que realmente no se pueden violentar los derechos humanos de la forma que se ha hecho en esta comunidad del municipio de Nahuatzen. Llamar al gobierno del estado también a que ponga muchas cartas en el asunto , dijo.

El también diputado michoacano Omar Noé Bernardino dijo que se volvieron a desatar los demonios en esa entidad, y pidió que el gobierno estatal de Silvano Aureoles frene la violencia y salvaguardando los derechos humanos de los comuneros.

jmonroy@eleconomista.com.mx

abr