Integrantes de organizaciones civiles encabezados por la perredista Lol Kin Castañeda Badillo, entregaron esta mañana en la Secretaría de Gobernación un escrito dirigido a tu titular, Miguel Ángel Osorio Chong, a quien solicitaron que frene la campaña de odio y de descrédito a la iniciativa presentada por el presidente Enrique Peña Nieto para elevar a rango constitucional el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo.

NOTICIA: Masacre en Florida, un acto de "terror y odio": Obama

Lol Kin Castañeda Badillo –electa como diputada a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México- señaló al arzobispo primado de México Norberto Rivera Carrera; al obispo auxiliar de la arquidiócesis de México, Carlos Briseño; al obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre; a Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, obispo de la Diócesis de Veracruz, y al Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro, como promotores de discursos de odio contra la comunidad gay, lesbiana, transgénero y bisexual (LGBT).

Entrevistada por los medios luego de entregar el escrito en la Oficialía de Partes de la Segob, la perredista Lol Kin Castañeda dijo que hemos visto incitaciones de odio, a la violencia, a llamados por parte de las asociaciones religiosas en Aguascalientes, en Guerrero, Morelos, en la Ciudad de México, donde promueven la votación en contra (de la iniciativa presidencial) y seguir negando derechos a nuestras parejas .

Venimos a hacer un llamado a la Secretaría de Gobernación a que aplique la ley a estas asociaciones religiosas dado que se está violando los artículos 1, 4, 8, 130 de la Ley de Asociaciones Religiosas .

Añadió que, de no frenar los discursos de odio en contra de ese sector, pueden ocurrir hechos violentos contra ellos, como ocurrió en el multihomicidio de 49 personas en el bar gay Pulse de Orlando, Estados Unidos.

OPINIÓN: ¿En serio fueron los matrimonios igualitarios?

En su escrito, dijeron al secretario de Gobernación que es inaplazable la iniciativa presidencial porque busca garantizar la igualdad y el respeto a los derechos humanos, que son parte del mandato de nuestra Constitución, la cual no puede sujetarse a una interpretación basada en dogmas de fe, tal como pretenden distintas asociaciones y ministros de culto, explicar desde los prejuicios y la desigualdad, dando fuerza a los discursos de odio .

erp