Al interior del PRI las candidaturas externas crean controversia

En los comicios federales del 2018 podrá contender por la presidencia de la República, bajo las siglas del PRI, un candidato o candidata que no cumpla con el requisito de 10 años de militancia que establecen los estatutos del tricolor.

La vía para lograrlo es simple: lograr ser candidato de alguno de los partidos con el que los priistas decidan ir en coalición y luego que el PRI se sume y abandere.

Se puede si nosotros asumiéramos como candidato nuestro al candidato de otro partido. No se puede que (un ciudadano simpatizante o externo) sea candidato (presidencial) postulado con las normas del partido. Así, no se puede. Se podría si nosotros nos sumamos al candidato de otro partido con el cual estableciéramos la coalición, pero yo no creo que los militantes del partido quisieran tener un candidato así, que no fuera postulado por nosotros .

Lo anterior lo detalló José Encarnación Alfaro, integrante de Expresión Militante, una de las agrupaciones internas que pugna porque el próximo candidato priista a la Presidencia de México sea electo en consulta con la base militante y ciudadanos en general, no por la cúpula.

El diputado local plurinominal de la Ciudad de México está en contra de que los ciudadanos simpatizantes o externos del PRI puedan, como prevén los estatutos, ser candidatos a legisladores, gobernadores, jefe de Gobierno de la capital, presidentes municipales y jefes delegacionales, sin mayor requisito que salir bien calificados en encuestas.

Los candidatos externos no tienen ningún requisito. Ninguno. Es incongruente que en tanto la figura de candidaturas externas o de ciudadanos simpatizantes no están reguladas ni requisitadas con ningún elemento, la de los militantes sí, como el requisito de 10 años, además de estar inscrito en el registro partidario, de cubrir sus cuotas, de acreditar los cursos de capacitación política, etcétera .

De ahí que junto con distintos priistas, entre otros Ivonne Ortega, exgobernadora de Yucatán y quien aspira a contender por la Presidencia, promueve que en la XXII Asamblea Nacional del PRI, que se realizará el próximo 12 de agosto, se reformen los estatutos del tricolor.

El PAN está abierta la puerta para que los ciudadanos sean candidatos

No es indispensable en el PAN que el candidato a la Presidencia de la República sea militante; puede no serlo, siempre y cuando participe en un proceso y lo gane. No está establecido en el estatuto interno un requisito de militancia.

Cualquier ciudadano puede contender , explica Fernando Rodríguez Doval. En entrevista, el secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Nacional del PAN detalla que el método ordinario para elegir al candidato presidencial panista es a través de una votación por parte de todos los militantes.

Si hubiera algún cambio al método ordinario se tendría que discutir en el Consejo Nacional y ser aprobado por dos terceras partes .

A todos los ciudadanos que quieren ser candidatos por el PAN se les exige un número de avales, de firmas por parte de la militancia, para poderse registrar y participar en un proceso interno.

Actualmente en el PAN nada más hay la categoría de militante, a diferencia de antes que había la de simpatizantes o adherentes y la de activos. Los militantes son los que tienen derechos y obligaciones y, por tanto, pueden participar en un proceso interno de selección de candidatos.

Respecto de los tiempos que contempla su partido para la nominación del candidato presidencial que contenderá en el 2018, Rodríguez Doval informa que son los que marca la ley electoral.

Ésta establece que el proceso electoral empezaría en septiembre próximo y las precampañas en noviembre. De ser así, precisa, la elección del candidato presidencial sería en enero del próximo año.

Aclara que, de concretarse la alianza con el PRD, variaría el método de selección del candidato. Primero se tendría que definir si se da o no la alianza, lo que sería en octubre. En ese caso, los partidos aliados ya definirían, en un acuerdo entre ellos, quién sería el candidato .

En el partido se permite la participación de los ciudadanos como candidatos, concluye, porque el espíritu es ser un partido abierto a la sociedad.

Entre octubre y noviembre, prevén que debe concretarse el FAD

En el PRD cualquier ciudadano puede contender por la Presidencia de la República y nunca ha habido quejas de los militantes porque las candidaturas ciudadanas están permitidas por estatutos, afirma Beatriz Mojica Morga.

La secretaria general del PRD asegura que el suyo, es un partido que impulsa la participación de los ciudadanos y que ése jamás ha sido un tema de discusión interna.

La guerrerense detalla que en su partido cualquier ciudadano puede participar como candidato externo y que en los últimos años el PRD ha tenido una gran cantidad de candidatos externos, sobre todo a gobernadores.

Cita como ejemplos de ese tipo de candidaturas los casos de Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo, y del gobernador electo de Nayarit, Antonio Echavarría García, ambos llegaron al poder impulsados por la alianza PRD-PAN.

Los candidatos ciudadanos tienen que ser ratificados por dos tercios del Consejo Nacional o estatal, según el caso, si no son electos en urnas de manera abierta.

El Frente Amplio Democrático (FAD) que promueve el PRD rumbo a los comicios presidenciales del 2018 se fundamenta en la línea política del partido, que establece la posibilidad de generar amplias alianzas, puntualiza, al aclarar que el Consejo Nacional es el máximo órgano para ratificar una alianza, por mayoría o por dos tercios de la votación.

Si es una alianza entre izquierdas sólo se requiere de la mayoría, y si ya participan otros partidos políticos se requiere de dos tercios del Consejo .

El FAD tiene que concretarse o no a finales de octubre y principios de noviembre, según cálculos de los perredistas.

La alianza que plantea el PRD, enfatiza, es muy amplia, más allá de los partidos políticos.

No nos interesa una alianza solamente de dos partidos, dice en referencia al PAN, sino más amplia y que abra la posibilidad a los ciudadanos de participar .