En el país, 43% de las personas de 18 a más años dijeron tener la expectativa de no contar con la capacidad para cubrir los gastos del mes, situación que afectó directamente su estado de ánimo.

Según los resultados de la primera Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado (Enbiare) 2021, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), más de un tercio de la población (35.9%) tuvo que pedir prestado para cubrir el gasto corriente de su hogar en rubros como compra de despensa, renta o alquiler, agua, luz, gas, teléfono, colegiaturas o medicamentos.

Mientras que la expectativa de no poder sufragar los gastos del mes (indicador de pobreza subjetiva), afectó a 43.4% de la población adulta, en tanto que 11.3% manifestó incertidumbre al respecto.

En este contexto, la Enbiare, que permite responder a preguntas acerca de cómo influyen aspectos de la vida personal, familiar, laboral y social en el nivel de bienestar subjetivo de la población adulta, destaca que 14.8% de la población adulta perdió su trabajo o negocio en los últimos 12 meses (entre julio del 2020 y julio del 2021), sin poder recuperarlo.

Por lo que haberse quedado sin trabajo afecta más que la expectativa de no poder cubrir los gastos del mes, sin embargo, y sobre todo anímicamente, incide más el hecho de haber pedido prestado para sufragar gastos en algún momento de los últimos 12 meses, precisó el Inegi.

Mujeres, menos satisfechas

La medición también halló que pese a que el promedio de satisfacción con la vida de la población adulta en México se ubica en 8.45, en una escala de 0 a 10, donde 10 significa máxima satisfacción, las mujeres se sienten con menos ánimos (8.37) que los hombres (8.53).  

La proporción de población con síntomas de depresión asciende a 15.4% de la población adulta, pero entre las mujeres alcanza 19.5% y en hombres 10.7 por ciento.

En lo referente a síntomas de ansiedad, se captó que 19.3% de la población adulta tiene síntomas de ansiedad severa, mientras otro 31.3% tuvo síntomas de ansiedad mínima.

En hombres, estos indicadores fueron de 15 y 29.7%, sin embargo, para la población femenina los porcentajes subieron a 23.2 y 32.8, respectivamente.

Asimismo, 8.9% de la población adulta con pareja reconoce no tener una buena relación con ella, y llama la atención que entre las mujeres 11.9% de los casos no reconoce un aspecto positivo de su pareja contra 6.4% de los hombres, de modo que hay una mayor insatisfacción manifiesta por parte de las mujeres.

Violencia

Al hablar sobre la vida y su entorno, la población mexicana destacó el profundo impacto negativo, tanto en su ánimo como en su satisfacción con la vida, las agresiones físicas y su procedencia.

De acuerdo con la encuesta, 10.5% de la población adulta alfabeta padeció una agresión física en algún momento de los 12 meses previos a la entrevista.

Mientras que en 4.5 millones de casos la violencia provino de un desconocido; 3.9 millones la sufrieron de alguien a quien conoce, pero no cohabita y 3.3 millones de alguien con quien se cohabita.

De nueva cuenta, las mujeres indicaron padecer mayor violencia por parte de conocidos o de personas con las que cohabitan; por su parte, los hombres aportan más casos de agresiones físicas provenientes de desconocidos.

En aspectos específicos, la Enbiare añade que para la población adulta en México, la seguridad ciudadana (6.58), los servicios públicos (6.71) y el país (7.23) son los ámbitos en los que menos se sienten satisfechos.

En confianza, instituciones como los partidos políticos (3.53), la Policía Municipal (3.87) y funcionarios públicos (3.99), obtuvieron una menor calificación. Mientras que las instituciones con promedios mayores de confianza son Ejército y Marina (6.47) así como la Guardia Nacional (5.63).

maritza.perez@eleconomista.mx