La tecnología electoral actual no requiere de lapsos tan largos entre la fecha de la jornada electoral y la toma de posesión del gobierno electo, coinciden PAN, PRI y PRD, por lo cual se ha puesto sobre la mesa que la toma de protesta del Presidente de la República sea el 15 de septiembre. Aunque su implementación tardaría dos sexenios.

Y es que, actualmente, la ley permite que el periodo de transición sea de aproximadamente cinco meses, desde el día de la elección hasta la toma de protesta (del primer domingo de julio al 1 de diciembre siguiente).

El Pacto por México, firmado el domingo por los partidos y el gobierno de Enrique Peña Nieto, incluye la propuesta de modificar la Constitución para ello. El objetivo es presentar la iniciativa de ley para esas modificaciones durante el primer semestre del 2013 ante el Congreso de la Unión, aunque su implementación se proyecta para septiembre del 2024, es decir, después de 12 años. Para facilitar el proceso de transición y reducir el periodo de convivencia de un gobierno saliente y uno entrante, se impulsará una reforma constitucional para adelantar la fecha de toma de posesión del Presidente de la República, con un transitorio que lo programe para el 2024 , se dejó plasmado en el documento firmado por los actores políticos en el Castillo de Chapultepec, que corresponde al compromiso número 88.

Cabe destacar que la agenda de reformas en materia de democracia y participación ciudadana incluye temas como crear una ley general de partidos políticos (que se presentaría en el segundo semestre del 2013), así como incluir en la ley la figura de gobierno de coalición (para su instrumentación en el segundo semestre del 2013).

Se impulsará una reforma constitucional para otorgarle al Presidente la facultad constitucional de optar entre gobernar con minoría política o gobernar a través de una coalición legislativa y de gobierno .

El proyecto es que el Mandatario federal y su partido puedan construir un acuerdo con una o varias de las fuerzas opositoras en el Congreso para la conformación de una mayoría estable, y para la ratificación de los siguientes puntos: un programa de gobierno, una agenda legislativa y un gabinete de coalición.