Pacientes de Fucam (Fundación Contra el Cáncer de Mama) manifestaron sentir incertidumbre ante el anuncio de que la organización atenderá gratuitamente únicamente a sus usuarias aseguradas por el INSABI, antes Seguro Popular, que iniciaron su tratamiento antes del 31 de diciembre del 2019; pues consideran que los medicamentos y estudios que requieren para su recuperación son costosos.

Martha Lozada, paciente diagnosticada en enero del 2020, señaló que tras el aviso de este cambio, no le han aclarado nada acerca de los nuevos costos, no obstante,mencionó que tuvo que pagar su consulta para ser atendida.

“Te pones mal, porque dices 'ahora qué voy a hacer'. Ahorita no sé qué sigue (...) Yo digo que debe de haber alguien que nos apoye (…) Es una enfermedad demasiado costosa; yo no sé hasta dónde voy a llegar, pero por los testimonios de las demás personas, es demasiado caro”.

Agregó que le dieron la alternativa de atenderse en otro hospital, pero admitió sentirse preocupada, ya que, desde su perspectiva, su tratamiento en la organización está avanzado y el cambio a otro lugar podría atrasar su recuperación.

Fucam es una organización que ofrece servicios especializados para la detección y erradicación del cáncer de mama. La ONG cobra diferentes tarifas a sus pacientes dependiendo de su situación económica. Sin embargo, hasta 2019, debido a un acuerdo que tenía con el gobierno federal, atendía gratuitamente a todas aquellas mujeres que fueran diagnosticadas con este padecimiento y estuvieran afiliadas al ahora extinto Seguro Popular

El pasado jueves 20 de febrero, Fucam emitió un comunicado en el que informaba que tras no llegar a un acuerdo con las autoridades federales, sus beneficiarias afiliadas a dicho programa ya no serían atendidas de manera gratuita y que podrían continuar su recuperación en otros hospitales públicos. Posteriormente, reveló que al dialogar con las mismas autoridades, solo atenderá sin ningún costo a sus usuarias que fueron tratadas antes del 2020.

Teresa Rodríguez, paciente de la ONG, señaló que comenzó a ser atendida como afiliada al entonces Seguro Popular desde el 2018, por lo que ha sido tratada de manera gratuita desde ese año. Sin embargo, mencionó que el pasado viernes 21 de febrero, tras darse a conocer los cambios, le dieron otro carnet y le cobraron una consulta y un estudio, y posteriormente, tras aclararse la situación sobre las afiliadas al INSABI, volvió a recibir servicios gratuitos.

Detalló que en ese lapso, tuvo que pagar sus citas, las cuales, explicó, tienen un costo desde 200 pesos hasta 400. Además de un estudio por el que pagó 1,350 pesos.

“Yo me puse muy mal, la verdad. El cáncer es muy caro, o sea una quimioterapia, las vacunas desde 25,000 pesos hasta 50,000 pesos y la verdad no hay dinero que te alcance para eso (…) las que estamos aquí es porque no tenemos para solventar esos gastos, o sea yo no tengo IMSS, no tengo ISSSTE”.

En ese sentido, expresó haberse sentido triste y preocupada tanto por ella y por el resto de las pacientes, pues indicó que algunas de ellas provienen de provincia y tienen pocos recursos para atenderse en otro lugar.

Araceli Peralta y Araceli García señalaron sentirse preocupadas por las otras usuarias que no recibirán los servicios gratuitos, pues creen que son muchas beneficiarias que se verían afectadas.

Por su parte, Peralta, expresó que tanto para ella como para García, quienes fueron diagnosticadas en 2019, se sienten “protegidas” al saber que continuarán su recuperación gratuitamente. Asimismo,opinó que la situación de las nuevas pacientes deriva de las decisiones del gobierno federal, mas no de la fundación.