Senadores del PAN arremetieron contra la ex diputada y activista, Rosi Orozco, a quien acusaron de lucrar con las víctimas de trata y ser un brazo electoral del PRI.

En conferencia de prensa los legisladores se confrontaron con Orozco, titular de la Fundación Unidos contra la Trata, pues excluyó de un acuerdo contra la trata de personas al candidato del PAN al gobierno de Colima, Jorge Luis Preciado, al argumentar que desde el Senado, Preciado estuvo impulsando reformas a una ley que beneficiaba a los tratantes y perjudicaba a las víctimas, además de los señalamientos de sus compañeros de hacer fiestas con chicas en situación de prostitución .

Ante las declaraciones de la activista, la senadora Adriana Dávila reiteró que la reforma en materia de trata de personas fue seria y aprobada por unanimidad en el Senado, incluido el voto de la ahora procuradora general de la República, Arely Gómez.

Además acusó a Orozco de lucrar con las víctimas al afirmar que la señora sí explota a sus víctimas, las utiliza como sus secretarias, como sus cocineras, como sus asistentes, las utiliza para explotarlas ante los medios de comunicación, incluso de las ofrendas, como ella le llama, que levanta con los cristianos .

Agregó que los dichos en contra de Preciado evidencian el sesgo político electoral que le ha dado a estos temas, especialmente para beneficiar al (PRI). Desde el pasado proceso electoral de este 2015, la señora Orozco, por intereses de carácter personal y económico, decidió convertirse en un brazo operador electoral del PRI. No sólo participó e impulsó a candidatos del PRI y del Verde Ecologista de México, lucrando políticamente con el tema de la trata de personas como bandera electoral y, desde luego, aprovechando los beneficios económicos de esa actuación .

La opinión la avalaron los senadores Javier Lozano, Mariana Gómez del Campo, Francisco Búrquez, Silvia Garza y Francisco García Cabeza de Vaca.