Como oposición, obviamente el Partido de la Revolución Democrática (PRD) no se encuentra en su mejor momento, sí hay una crisis, pero ésta no viene de la elección del 2018, sino de varias atrás, planteó el integrante de la dirigencia colegiada de esa organización, Fernando Belaunzarán Méndez.

Desde su perspectiva, en México hay una crisis de partidos y se nota más en la oposición.

Dijo que en el caso concreto del PRD, los dirigentes que permanecen en él están en un trabajo de articulación, en el que sí tienen propuesta.

El dirigente explicó que, a través de la plataforma Futuro 21, el PRD han decidido construir una apuesta para articularse como oposición, que sea protagonista en el escenario nacional, donde actualmente el presidente monopoliza la comunicación política, pues sale todos los días a hacer campaña.

Indicó que sus principales líneas de acción son dar la lucha en el poder legislativo, articularse con organizaciones de la sociedad civil y ganar el debate público.

En su opinión, actualmente la oposición vive una especie de dilema o paradoja: “Sólo unidos somos contrapeso”.

Sin embargo, destacó que hace falta una fuerza política con credibilidad, que pueda unificar a la oposición, “que pueda jugar. A eso le apostamos en Futuro 21, a una propuesta política que sea un factor porque ya no estamos en la normalidad democrática”,

Expuso que la oposición política en el país no debe ser dócil, ni funcional al presidente, sino incómoda, sobre todo ahora que el jefe del Ejecutivo federal acusa a sus opositores de reproducir todo aquello que él fue como oposición.

Manifestó que a él no le preocupa cómo trate el presidente Andrés Manuel López Obrador a la oposición.

En ese sentido, refirió: “Ahora, ¿estamos tan mal como dice AMLO? No. No estamos tan mal. ¿Estamos bien? Tampoco. Estamos bien, pero no vamos a dejar que el presidente nos diga. Más bien nos tiene sin cuidado lo que el presidente moralmente opine de la oposición”.

El dirigente indicó que cuando hablamos de pesos y contrapesos en el sistema de partidos, la crisis de los mismos no es ajena a Morena, lo que tienen son muchísimos cargos porque se subieron al tren del presidente Andrés Manuel López Obrador, es un partido que no tiene ni pies ni cabeza, que más bien es un intento de partido político que sigue en comité de campaña del que hemos visto que el mismo AMLO desde la Presidencia les canceló su proceso interno, destacó.

La marcha hacia Futuro 21

El 24 de agosto pasado, dirigentes del PRD y exmilitantes de otros partidos, como el PRI y Nueva Alianza, presentaron el proyecto Futuro 21, mediante el cual se pretende construir un nuevo partido ocupando el registro del PRD.

Quienes participan en esa iniciativa reconocen que el régimen de partidos en México atraviesa por una severa crisis, derivado de los resultados electorales de la elección presidencial pasada y por la insatisfacción de los ciudadanos con los partidos, acentuándose en unos más que otros.

Señalan que ante la falta de representatividad de algunos y la falta de credibilidad de otros, todos y cada uno de los partidos tienen el reto de reinventarse, incluido el partido en el poder.

Del diagnóstico del país del cual partieron quienes impulsan esa organización destaca que desde el 1 de diciembre del 2018 los mexicanos hemos sido testigos y víctimas de decisiones arbitrarias desde un presidencialismo exacerbado que pone en peligro las libertades individuales y colectivas y el ejercicio de nuestros derechos humanos.

Además, la República y las instituciones que la sustentan se encuentran amenazadas por este gobierno que desprecia a los organismos constitucionales autónomos, cuyo diseño y aprobación son resultado del avance de la pluralidad democrática.

[email protected]