Luego de que la Barra Mexicana del Colegio de Abogados le pidió no intervenir ni presionar al Poder Judicial por sus resoluciones en el caso del aeropuerto de Texcoco, ni amagar con que revelará los nombres de quienes promueven amparos, el presidente Andrés Manuel López Obrador argumentó que seguirá haciendo uso de su libre expresión y no dejará de hablar sobre el tema.

“Ahora que señalé que había una campaña para presentar amparos en contra de la construcción del aeropuerto militar de la Ciudad de México, salió una asociación de abogados diciendo que no se podía hablar del asunto; pues hago uso de mi derecho de manifestación. ¡Ni modo que me vayan a callar, que ya no voy a poder hablar!”, expresó.

Sentenció que “los corruptos” (así los definió) que tenían el negocio en Texcoco están inconformes porque no pudieron consumar “la tranza”.

“Dije que se estaban esmerando los corruptos, y entre más me impidan hablar, voy a ser más claro”, comentó.

El presidente de la República aseveró que “quedaron molestos, no se resignan a que ya no es lo mismo y ahora no quieren que hagamos el aeropuerto en Santa Lucía y usan hasta drones para ver si se está construyendo y que puedan pararlo con procedimientos judiciales, con amparos. Y son personas vinculadas a los que no nos ven con buenos ojos”.

El titular del Ejecutivo federal insistió en que la obra de Texcoco se está hundiendo, y puso como argumento un estudio de la UNAM.

“Por ahí salió ya un reporte de la UNAM en donde se hunde esa construcción en promedio 30, 40, 50 centímetros por año, medio metro por año, pero era un negocio lucrativo”, afirmó.

Muestran despreocupación ante recursos

Por su parte, entrevistado en Palacio Nacional, el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, reiteró que al gobierno federal no le preocupa este tipo de resoluciones, porque la obra de Santa Lucía aún no ha comenzado, y porque se trata, a su juicio, de resoluciones judiciales que terminarán cuando el gobierno federal presente los estudios de impacto ambiental y de seguridad.

“Es un procedimiento legal que existe. Está planteado en que no se hagan las obras en tanto que no se establezca el requisito”, comentó.

Sobre la opinión del presidente, en el sentido de que quienes promueven los amparos contra el aeropuerto de Santa Lucía son corruptos, Jiménez Espriú dijo. “Bueno, dijo el presidente en la mañana (que los amparos son promovidos por los corruptos). Yo no estoy de acuerdo con eso”. En Twitter, más tarde, escribió que su respuesta fue que sí está de acuerdo con el Mandatario. (Con información de Notimex)