El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que a la fecha ninguna empresa privada en México ha solicitado, de manera formal al gobierno federal, el permiso correspondiente para comprar e importar vacunas contra Covid-19

“Hay mucha especulación, conjeturas, porque nadie ha solicitado al gobierno, ninguna empresa mexicana, nadie ha solicitado que quiere permiso para importar vacunas, o no sabemos de ninguna empresa que esté haciendo algún trámite para comprar vacunas’’. 

Durante la conferencia de prensa matutina diaria, López Obrador explicó que el gobierno de México sólo se opondría a alguna adquisición, si las dosis que ya contrató “se las entregan a una empresa particular. Eso sí no lo permitiríamos, lo denunciaríamos, pero no es el caso". 

Lo que hay a la fecha sobre el tema, dijo, nada más es un debate legítimo que se está dando en los medios de comunicación. 

Desde su punto de vista, no debe seguir imperando la máxima de “cuánto tienes, cuánto vales’’, y la de “poderoso caballero don dinero’’; “no todo se compra con el dinero’’. 

Si los gobiernos locales quieren comprar también la vacuna contra el coronavirus, lo pueden hacer, reiteró, toda vez que “no hay ningún obstáculo’’. 

Informó, además, que el personal de salud de los hospitales privados que atiende a enfermos de coronavirus también será vacunado de manera gratuita y durante la primera fase de vacunación contra la enfermedad Covid-19, que desde el pasado jueves inició en el país.

“La vacuna que se está recibiendo se va a aplicar a médicos, enfermeras, trabajadores de la salud del sector público y privado que atienden Covid-19. Aunque no son muchas las camas que tienen los hospitales privados (para atender a enfermos de coronavirus), de todas maneras, los que trabajan atendiendo Covid-19 en hospitales privados van a tener la vacuna. Esto es en general".

El mandatario federal insistió: "Nosotros no nos oponemos a que se pueda comercializar la vacuna, que empresas puedan importarla y venderla a los que tengan para pagar la vacuna. Es cosa de que exista la vacuna en el mercado mundial porque no hay todavía una producción suficiente. Nosotros lo que hemos venido haciendo es garantizar la adquisición de la vacuna. 

No nos oponemos a que una empresa pueda importarla, si la adquieren en cualquier parte del mundo. Si ya está autorizada por Cofepris pues se puede utilizar en México, sin problema. Lo que se está garantizando, al nosotros adquirir la vacuna, es que se aplique de manera universal y que sea gratuita’’. 

Eso significa, detalló, garantizar que toda la población mexicana, ricos y pobres, tenga acceso gratuito a la inmunización. 

“Nada más que no es el dinero, como se dice coloquialmente, lo que rifa. No es ‘porque yo tengo dinero, yo me voy a proteger primero que el que no tiene dinero’. Tampoco el influyentismo político. ‘Yo tengo un cargo, soy diputado, soy senador, soy secretario, soy presidente de la República, y a mi me tienen que proteger primero’. Nada de eso. Hay un programa (de vacunación)''. 

Finalmente, comentó que se vacunará a los adultos mayores, “estén donde estén’’, sean ricos o pobres. “Si vive un anciano respetable en Las Lomas (de Chapultepec, en la Ciudad de México), allá. Si vive en la (selva) Lacandona (en Chiapas), en la Tarahumara (en Chihuahua), allá. Si no puede salir adonde se va a llevar a cabo la vacunación de los adultos mayores, por su edad, se va a ir a su casa’’. 

rolando.ramos@eleconomista.mx

kg