La muerte materna es una de las expresiones más graves y violentas contra las mujeres, denunció el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), presidido por Regina Tamés, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

La no gubernamental recoge en su informe anual que según el índice anual de maternidad de la organización internacional Save The Children, Noruega figura como el mejor país para ejercer la maternidad, mientras que Somalia representa aquél donde las madres enfrentan las mayores dificultades. México figura como el número 53 en dicho índice mundial (que integra a 197 países), después de Cuba, Argentina, Chile y Costa Rica.

De acuerdo con análisis secundarios de datos oficiales, elaborados por el GIRE, entre 1990 y el 2013 han fallecido un total de 29,822 mujeres por causas maternas. Para el 2008, el número de muertes maternas por 100,000 nacidos vivos fue de 57.2; en el 2010 de 51.5; en el 2012 de 42.3 y en el 2013 último año con estadísticas oficiales validadas hasta mayo del 2015 , de 38.2 muertes maternas por cada 100,000 nacimientos.

En números absolutos, en el 2013 las muertes maternas ascendieron a 861, comparadas con 1,119 en el 2008. De 1990 al 2013 tan sólo una entidad federativa, Tlaxcala, ha logrado una disminución de 75% con respecto a su tasa; la reducción que muestra el país no o ha sido homogénea y algunas entidades federativas presentan mejores avances que otras. Para el GIRE resultan particularmente preocupantes los casos de Aguascalientes, Coahuila, Tamaulipas, Campeche y Quintana Roo, donde la RMM de hecho se ha incrementado en este periodo de tiempo.

La discriminación múltiple que enfrentan las mujeres en México se ve reflejada en el efecto diferenciado que tiene la mortalidad materna en ciertos grupos: de las muertes maternas en el país en el 2013, 12.7% correspondió a mujeres que no contaban con seguridad social ni protección en salud y 6.2% a mujeres sin escolaridad. Estos porcentajes, sin embargo, se incrementan en ciertas entidades federativas: en Colima, 33.3% de las muertes registradas fueron de mujeres sin escolaridad, y 33% de las muerte maternas en Tlaxcala correspondieron a mujeres sin afiliación ni cobertura en salud.

Con el lanzamiento de la campaña María Ligia, Yucatán la Dejó Morir, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, este año el GIRE destaca el caso de esta mujer que vivía en Chacsinkín. En enero del 2014 murió por un entramado de omisiones y deficiencias del sistema de salud, combinado con la discriminación que sufren las mujeres indígenas.

A María Ligia le fue negado el uso de anticonceptivos, no le presentaron la opción de interrumpir su embarazo cuando su vida estaba en peligro y fue víctima de tratos crueles, inhumanos y degradantes en los servicios de salud tanto en su municipio, como en los hospitales comunitarios de Peto como en el General Dr. Agustín O’Horán.

[email protected]