En la recta final del periodo ordinario de sesiones, se aprobó en lo general las modificaciones a la Ley de Establecimientos Mercantiles con el respaldo de la mayoría de los legisladores del PRD, PRI, PVEM y PT. Lo que en un momento frenó los acuerdos, no fue el horario de funcionamiento de los llamados antros, sino la gratuidad de las dos primeras horas, en los estacionamientos de los negocios.

Sólo Carlos Augusto Morales y Valentina Batres, ambos del PRD, y la fracción del PAN estuvieron en contra de la norma. Con las modificaciones, los clubes privados cerrarán hasta las 3 de la mañana, es decir una más que la establecida en la anterior norma. Bares, cantinas y antros lo harán hasta las 5 de la mañana, aunque la venta y distribución de bebidas alcohólicas será hasta las 4:30 de la mañana. Para tener esta garantía, los negocios (considerados en la modalidad de impacto zonal), deberán contar con el permiso meritorio que impone requisitos como: cámaras de vigilancia, detectores de metales, alcoholímetro y exhortar a los clientes a no manejar bajo el influjo del alcohol, en caso de que el consumidor haga caso omiso, entonces el establecimiento lo reportará a la autoridad correspondiente.

La fracción panista acusó a la mayoría del PRD de violentar la legalidad de los procesos y avalar las reformas, a pesar de que tendrá repercusiones para los ciudadanos.

Con las modificaciones, los más afectados con las nuevas disposiciones son los negocios como farmacias, hojalaterías, baños públicos, tiendas de abarrotes o salones de fiesta considerados de bajo impacto, pues si proporcionan datos falsos en el Aviso para el funcionamiento, el establecimiento será clausurado permanentemente. Si la falla proviene de los negocios de impacto vecinal (salas de cine, restaurantes, teatros) o zonal (bares, cantinas y antros) la sanción será económica, hasta 861,900 y 1 millón 436,500 respectivamente.

Improcedente la gratuidad

La ocupación de estacionamiento fue lo que atoró la discusión en la Asamblea Legislativa. Los diputados buscaban implementar esta medida; sin embargo, la parte empresarial manifestó su desacuerdo.Incluso la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) envió una carta a los legisladores, en la cual advierte que es improcedente la idea de la gratuidad. La medida fue calificada como anticonstitucional, ninguna ley o decreto puede alterar las realidades de los mercados ni fijar en cero el precio de la tierra. Todo negocio se vería obligado a recuperar de sus ingresos los costos derivados de la obligada gratuidad propuesta .

jreyes@eleconomista.com.mx