Después de que Jaime Cárdenas, aún titular del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep), señalara presuntos casos de corrupción e irregularidades al interior de este organismo, el presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó las denuncias al expresar que se trata de un asunto “politiquero”.

“Pues si hay denuncias se van a investigar como tiene que ser, pero esto es más que nada un asunto politiquero, no hay nada de qué preocuparnos”, lanzó en conferencia de prensa matutina.

Además, indicó que hasta el momento no le han reportado autoridades como la Secretaría de la Función Pública ninguna irregularidad relacionada con el avalúo de joyas decomisadas por el organismo, ni con la rifa del avión presidencial.

Consideró que siempre se tiene que poner por delante la justicia, pese a algunas normas que impiden avanzar.

“Tenemos que poner por delante la justicia, siempre lo he dicho, cuando hay que optar entre el derecho o la justicia, tiene que prevalecer la justicia, la ley es para el hombre, no el hombre para la ley, hablando en términos de género, las leyes para el hombre y la mujer para hacerlo más claro”, comentó.

Sobre las declaraciones de Jaime Cárdenas en relación a que el presidente quiere “lealtad ciega”, López Obrador confirmó que efectivamente pide a los funcionarios de su gobierno lealtad, pero al proyecto de la Cuarta Transformación.

“Pedimos lealtad a ciegas al proyecto de transformación, porque el pueblo nos eligió para eso, para llevar a cabo un proyecto de transformación, para acabar con la corrupción (...) sí es lealtad al pueblo, básicamente, no a mi persona”, sostuvo el mandatario federal.

maritza.perez@eleconomista.mx