Después de denunciar presuntas irregularidades administrativas, procedimientos de valuación que no garantizan el mayor beneficio para el Estado, mutilación de joyas, contratos favorables para las empresas y conductas de servidores públicos contrarias a las normas, entre otras situaciones, Jaime Cárdenas Gracia presentó su renuncia al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep).

Esta sería la segunda dimisión al interior del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en menos de 20 días.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario mexicano confirmó la renuncia de Jaime Cárdenas, por lo que en su lugar llegará Ernesto Prieto, actual director de la Lotería Nacional (Lotenal).

Asimismo, Margarita González Saravia (que se desempeñó como secretaria de Turismo en Morelos) será quien se quede al frente de la Lotería Nacional, el 1 de octubre, fecha en la que Jaime Cárdenas dejará el cargo.

Sobre el tema, el presidente López Obrador consideró que la administración pública, más en época de transformación, exige mucha entrega y fatigas. “Hay gente muy buena, honesta, con convicciones inteligentes, pero no se les da... lo del trabajo como servidor público. La verdad que esto es un apostolado”.

Fue en este contexto que aseveró que Jaime Cárdenas, quien había asumido el cargo el pasado 16 de junio, renunció al cargo porque deseaba regresar a la academia.

Mientras que, en su carta de renuncia, Jaime Cárdenas enumeró una serie de argumentos para su dimisión, entre ellos presuntos actos de corrupción en el Indep, además de que dicho instituto se ha convertido en la base de recursos para sostener los programas sociales del gobierno federal, indicó.

“El Indep es un tanto un cofre de recursos importantes, pero no agotables para que el gobierno federal realice su política social y prioritaria, así como un espacio institucional de graves retos”, alertó.

Sobre los temas de supuesta corrupción, el también exdiputado y exconsejero electoral expuso que al inicio de su cargo detectó probables irregularidades administrativas, procedimientos de valuación que no garantizan los principios del artículo 134 constitucional (el mayor beneficio para el Estado); mutilación de joyas; contratos favorables a las empresas y no al Indep; y conductas de servidores públicos contrarias a las normas.

Por lo que se han presentado denuncias administrativas al órgano interno de control y a la Fiscalía General de la República por la manipulación de distintas piezas de joyería.

En tanto, consideró que el Indep enfrenta retos importantes, como el proceso de liquidación de Ferrocarriles Nacionales y de Luz y Fuerza del Centro, ya que se deben más de  1,000 millones de pesos en el cumplimiento de laudos laborales que se encuentran en ejecución.

“No contamos por el momento con liquidez para cumplir. Se ha solicitado a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la ministración de esos recursos y se ha procedido a la venta de inmuebles de Ferrocarriles de México. La situación es grave y apremiante”, advirtió.

Indicó que el Indep también enfrenta demandas importantes de proveedores de servicios, principalmente en el ámbito de seguridad y la administración de bienes.

Asimismo, mencionó que luego de las subastas de bienes muebles e inmuebles en Los Pinos, el Indep ya transfirió 82 millones de pesos al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas para apoyar a los municipios de Guelatao, Oaxaca, y Ayutla, Guerrero.

También 30 millones de pesos al Fondo de Cultura Económica para la edición de libros, y está pendiente que entregue otros 30 millones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para la construcción de la carretera Atarjea, en Guanajuato.

Refirió que también el Indep transfirió recursos por 30 millones de pesos para el sistema electrónico del Instituto Nacional de Bellas Artes, y 16.2 millones de pesos a la Secretaría de Cultura para la compra de instrumentos musicales de bandas de niños en Oaxaca.

Cabe destacar que todas estas acciones fueron ordenadas por el presidente López Obrador al Indep durante sus giras de trabajo el año pasado.

Analizan ahora “rifa de terrenos”

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, durante la gestión de Miguel Gómez Mont, compró un terreno en Escuinapa, Sinaloa, en el 2008, por 100 millones de dólares, el cual se analiza si será rifado en la actual administración.

Explicó que este terreno está conformado por 5,000 lotes en el área de urbanización para desarrollar una plaza y un malecón en los límites de Nayarit y Sinaloa. Sin embargo, detalló que su gobierno no considera viable invertir en ellos, y nadie quiere comprarlos a los precios ofertados, por lo que su equipo considera rifarlos, como sucedió con el avión presidencial.

politica@eleconomista.mx