Por quejas, mala atención, actos indebidos y contrarios a la ley, el Instituto Nacional de Migración (INM) ha dado de baja a 1,048 servidores públicos, incluido personal a cargo de direcciones generales y agentes federales.

El Instituto indicó que se supervisa permanentemente el desempeño del personal, ello como parte del programa de modernización administrativa al interior del INM y el combate a la corrupción, al implementar un nuevo sistema de trámites migratorios.

Registro en video

En la víspera, el comisionado de Migración, Francisco Garduño, dio a conocer que entre las irregularidades detectadas entre los funcionarios se encontraban extorsiones a los migrantes que ingresan a México.

El comisionado aclaró entonces que no todos los funcionarios fueron despedidos, ya que algunos renunciaron al ser notificados de que sus actos estaban registrados en video.

El INM, adscrito a la Secretaría de Gobernación, expuso que el área donde ha habido más bajas es el de agentes federales, con 640 personas despedidas; en tanto, 201 adscritos a las jefaturas de departamento también fueron dados de baja.

Además de ocho cargos de direcciones generales, 24 más de direcciones generales adjuntas, 48 direcciones de área y 127 subdirecciones.

Asimismo, se reportó que el comisionado Garduño Yáñez ha realizado visitas de supervisión y evaluación en 16 estados de la República.

maritza.perez@eleconomista.mx