La violencia contra las mujeres dentro (y fuera) de los hogares se ha profundizado durante el confinamiento por la emergencia sanitaria de Covid-19. Desde el inicio de la cuarentena se ha observado un mayor número de llamadas procedentes al 911 y las líneas alternas de denuncia de violencia doméstica. Además de las llamadas de emergencia, las búsquedas en Google relacionadas con las denuncias y la violencia en hogares han alcanzado mayores niveles.

Aunque las llamadas de auxilio no son suficientes para determinar con certeza la tendencia de violencia doméstica, sí son un referente para monitorear el impacto de la crisis económica y sanitaria al interior de los hogares. De acuerdo con las cifras oficiales reportadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), sólo en marzo las llamadas procedentes incrementaron 23% respecto de febrero. Por su parte, el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública reportó un aumento de 32% en este mismo lapso sólo en la Ciudad de México.

Adicionalmente, los datos reportados por el Consejo Ciudadano arrojaron que sólo en los primeros siete días de abril ya se habían reportado cerca del 50% del total de llamadas registradas en el mes previo y que el principal agresor era identificado como la pareja, novio o esposo. Estas cifras alertaron a las organizaciones, instituciones y colectivos sobre una tendencia al alza de la violencia dentro de los hogares.

Aunque las cifras oficiales sobre el registro de llamadas efectivamente procedentes relacionadas con violencia doméstica no se publican inmediatamente, también es posible identificar el flujo de búsquedas relacionadas con el tema, situación que amplía el panorama sobre posibles víctimas y cuadros de violencia dentro de los hogares, en donde las víctimas son mayoritariamente mujeres y niños.

Google Trends, una herramienta que identifica la tendencia e interés de búsquedas de los usuarios en internet, respecto a periodos y localidades determinadas, bajo una escala donde el 1 es el punto mínimo y el 100 el punto máximo de interés. Utilizando la data de esta herramienta se identificaron alzas importantes en el interés de la población en conocer protocolos e información sobre las llamadas de emergencia por violencia doméstica.

La evolución de búsquedas de enero a mayo de 2020 sobre temas relacionados a la violencia doméstica mantiene una tendencia continua, acentuando los índices altos de violencia de género que se vivía en México desde antes de que el Gobierno de Ciudad de México anunciara el confinamiento oficial por Covid-19. Una vez implementada la cuarentena en México, los intereses hacia los temas de violencia en casa, violencia familiar y el llamado de ayuda incrementaron, con picos de interés por arriba de los 75 puntos durante abril y mayo.

Violencia doméstica una constante que no cesa

Las búsquedas alrededor del tema sobre violencia doméstica mantienen una constante diaria, con picos de tendencia por arriba de la media pero sin muestras de descanso entre periodos en lo que va del 2020.

Los índices de interés más altos responden a las búsquedas sobre "denuncia violencia familiar" y "violencia en casa". Las búsquedas sobre denuncia a la violencia familiar, empezaron a cobrar fuerza a inicios del año. A finales de enero las consultas en conjunto sobre violencia familiar y violencia en casa, tuvieron un primer pico con 50 puntos. Para el 5 y 9 de marzo el conjunto de búsquedas rebasó la media, luego de la marcha mundial contra la violencia de género.

En este contexto se introduce también una ola creciente de violencia de género, dentro y fuera de los hogares, desde que comenzó el 2020. En el reporte estadístico del SESNSP sobre violencia contra las mujeres en los tres primeros meses del año se identificó que, en general, los cuadros de incidencia delictiva contra las mujeres mantienen su tendencia creciente. Los presuntos homicidios dolosos contra mujeres incrementaron 11% a tasa anual en el lapso enero-marzo, mientras que los presuntos feminicidios crecieron 5 por ciento. Por su parte las llamadas reales por violencia contra mujeres incrementaron 56% en comparación anual, mientras que las llamadas reales por violencia familiar crecieron 10 por ciento.

Estas cifras reflejan que, aunque la violencia perpetrada contra las mujeres en su análisis estructural es un fenómeno que existe y crece previo a la emergencia sanitaria, sí se puede identificar una profundización mayor de la violencia ejercida al interior de los hogares.

Violencia en casa durante la cuarentena

El primer pico de interés por arriba de la media para las consultas sobre violencia en casa, inició el 24 de abril. Y fue durante el mes de mayo, que se llegó al pico máximo de búsquedas sobre violencia en casa. Del 5 al 13 de mayo la tendencia se mantuvo en límites por arriba de los 75 puntos, el interés más alto y prolongado del año.

Un patrón en las búsqueda de ayuda para la violencia familiar

Las consultas sobre "ayuda violencia familiar" y "teléfono violencia familiar" mantienen un patrón de búsqueda secuencial, que inició en enero y se ha mantenido en mayo con una tendencia en aumento.

En este rubro se puede ligar un mayor interés constante en las temáticas relacionadas con la violencia con la creciente ola de manifestaciones y mesas de diálogo entorno a la violencia doméstica, cómo identificarla, dónde pedir ayuda y cómo hacerlo. Además de una mayor difusión y ampliación de los espacios digitales para abordar esta problemática, que se refleja con la cifra de la ENDIREH (Encuesta Nacional sobre la Dinámica en las Relaciones de los Hogares) del Inegi; por lo menos siete de cada diez mujeres en México sufrieron violencia dentro de sus propios hogares.

El 90% de las llamadas no son falsas

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó las cifras y durante una de sus conferencias matutinas en Palacio Nacional aseguró que el 90% de las llamadas al 911 son falsas, las cifras muestran otro panorama. El SESNSP sólo clasifica las llamadas de emergencia en procedentes e improcedentes, las primeras son consideradas como todas las que efectivamente se registran para denunciar alguna problemática, las segundas son todas aquellas que no proceden porque el usuario cuelga, porque son bromas de niños o porque son llamadas de prueba.

Los incrementos mencionados en las cifras anteriores contabilizan exclusivamente las llamadas procedentes y excluyen todas las que no pudieron contar en el registro. En todas las clasificaciones de llamadas procedentes relacionadas con violencia contra las mujeres hubo un incremento en el mes de marzo. Estas clasificaciones incluyen: violencia contra la mujer, violencia familiar, acoso u hostigamiento, violación, abuso sexual y violencia de pareja.

El indicador de llamadas reales relacionadas con violencia doméstica, por sí solo excluye a todas las víctimas que por amenazas, miedo o marginación informativa o tecnológica, y muestra ya incrementos importantes por la emergencia sanitaria. La problemática de violencia en los hogares podría ser aún más grande.