De acuerdo con lo establecido en el presupuesto del gobierno federal para 2020, además de que la inversión física estará concentrada en materia de hidrocarburos, la canalización de recursos se concentrará geográficamente, lo cual beneficiará a pocos estados, advirtió la coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, Mariana Campos.

En entrevista la especialista en políticas públicas dijo que es preocupante la forma en que se ha distribuido el gasto en materia de inversión física no sólo porque se trata de una cantidad totalmente insuficiente respecto de las necesidades que tiene la economía mexicana y la brecha de inversión que tiene el país, sino por la forma en que se está haciendo.

Primero, dijo, “es discutible desde muchos puntos de vista que la inversión física se concentre en el tema de los hidrocarburos, sobre todo por la apuesta a invertir en la refinería de Dos Bocas, pues se ha dicho hasta el cansancio que no tiene rentabilidad económica”.

Sin embargo, mencionó que es muy relevante el efecto colateral que tendrá esa forma de gastar y tiene que ver con que al estar tan concentrada en hidrocarburos se verá concentrada geográficamente.

Concretamente refirió que la Ciudad de México, Campeche y Tabasco recibirán 75% de la inversión.

Además, si uno le quita el componente Pemex, 44% de la inversión se concentra en la Ciudad de México. Luego 25% lo traen nueve estados y el restante se lo reparten 22 estados.

La mayor parte de las entidades pierde. Son pocas las que ganan. Hay un recorte en 27 entidades federativas. Son cinco estados los que tienen un incremento que son Ciudad de México, Coahuila, Chiapas, Oaxaca y Puebla, relató.

Por otra parte, comentó que son optimistas las expectativas de ingresos y de crecimiento económico planteadas en el presupuesto para 2020, lo cual debe analizarse tomando en cuenta que en 2019 hay un contexto donde el gobierno no ha podido alcanzar sus metas de ingresos.

Dijo que, de acuerdo con los informes de la Secretaría de Hacienda, el Gobierno no ha podido alcanzar sus metas de recaudación en IVA, ISR e ingresos petroleros. Va alrededor de 150,000 millones de pesos por debajo de la meta y de acuerdo con el reporte al tercer trimestre, ha tenido también que hacer frente a gastos no presupuestados de Pemex. Entonces en total el faltante de ingresos para cubrir todos sus gastos, presupuestados y no presupuestados supera los 200,000 millones de pesos, lo que podemos llamar como un boquete fiscal.

Expuso que eso es así, incluso incluyendo ya todos los esfuerzos de austeridad que han sido expuestos por distintas autoridades.

La especialista llamó la atención en que en lo que va del año el crecimiento ha sido de prácticamente cero y lo que se espera para el 2020 es que no va a cambiar la situación. Por eso es necesario ver la inversión para apuntalar el crecimiento.

[email protected]