Para la Universidad Panamericana, que este año está celebrando el 50 aniversario de su fundación, el 2018 se prevé como el cierre de un ciclo y la inauguración de una nueva etapa, “recordando de dónde venimos, pero perfilados hacia la investigación y la innovación”, asegura el doctor José Antonio Lozano Díez, rector general del sistema UP-IPADE.

“Los 50 años de la UP nos plantean un regreso a los orígenes y nos ayudan  a reforzar la identidad, pero también nos señalan un nuevo rumbo: una universidad vertida en la producción de conocimiento, transformadora de su entorno; que sea un referente en América Latina y un factor importante en el desarrollo de México. Esa es la universidad queremos”, afirma el rector Lozano Díez.

El rector recuerda que la Universidad Panamericana tuvo su periodo de incubación en 1966, cuando unos empresarios mexicanos le expresaron al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer, la idea de fundar una universidad y una escuela de negocios (IPADE).  La fundación se concreta en 1967 en la colonia del Valle en la Ciudad de México, con la carrera de pedagogía y el nombre de Instituto Panamericano de Ciencias de la Educación. Ese mismo año obtiene el reconocimiento oficial de la SEP, el 25 de octubre, por lo que esa fecha se toma como referente fundacional y, en 1978, después de un breve tránsito por la denominación de Instituto Panamericano de Humanidades, asume su nombre actual de Universidad Panamericana, y se traslada al casco antiguo de Mixcoac, su sede actual, con las carreras de Pedagogía, Filosofía, Derecho, Ingeniería Industria y Administración de Empresas.

A pesar de que no faltan peticiones e iniciativas de empresarios para fundar campus en Sinaloa, Sonora, Querétaro o Quintana Roo,  la UP cree en su modelo de universidad,  orientada a la calidad educativa, y la autoridad universitaria  está convencida de que “no debe crecer más, si acaso marginalmente en volumen, y más bien consolidar la calidad en los campus que ya están operando, en Ciudad de México, con dos sedes; Guadalajara y Aguascalientes.”

Todas las piezas en el tablero

José Antonio Lozano Díez afirma que “en estos 50 años conseguimos  poner en el tablero del futuro todas las piezas necesarias para los próximos 50 años. Ya no estamos pensando en poner más piezas en el tablero, sino consolidar las que tenemos  y proyectarlas hacia el futuro.”

 “Hemos logrado consolidar un modelo educativo centrado en una educación integral, centrado en las personas  y con una exigencia académica con un alto estándar, con resultados muy relevantes a través de los años y hoy necesitamos dar un paso hacia la evolución y enfocar a la universidad en la investigación académica, en la transformación, en la generación del conocimiento. Esa es la visión que tenemos hacia el futuro.”

Anuncia que la sede de Santa Fe se transformará en un nuevo campus ubicado en Bosque Real, en Huixquilucan, Estado de México, diseñado para ser una ciudad universitaria, con un centro de investigación, residencia para estudiantes (rooms), para  generar un mayor impacto de orden académico y social.

Twitter: @PacoDeAnda_C

erp