La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó, a través de un comunicado su beneplácito ante la controversia constitucional interpuesta por el gobierno federal mexicano ante las disposiciones del órgano regulador IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) de México, que en diciembre pasado publicó una serie de lineamientos cuya aplicación lesionaría la libertad de expresión en el país y "la certeza de que pueden generar un clima de censura previa sobre comunicadores".

Los lineamientos, bajo argumentos de "la defensa de los derechos de las audiencias", puntualizó la SIP, se entrometen en los contenidos de los medios de comunicación electrónicos, establecen criterios de "veracidad", imponen divisiones expresas sobre noticias y opiniones, espacios de publicidad, entre otras cortapisas, imponiendo fuertes multas que, ante infracciones reiteradas, pueden derivar en la clausura de los medios.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), órgano autónomo del Poder Ejecutivo mexicano, pretende aplicar los referidos lineamientos a partir del 16 de febrero próximo. Los mismos devienen de un reglamento de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en vigencia desde 2014.

Sin embargo, la Presidencia de México presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) la controversia constitucional contra la referida ley, argumentando que la misma es contraria a la Constitución por anticipar actos de censura. Al mismo tiempo, envió una petición al IFT para que posponga la entrada en vigencia de los citados lineamientos.

"Escuchamos con alivio la solicitud de la Presidencia en este tema, sobre el cual habíamos expresado nuestra inquietud ante autoridades del IFT durante una visita a México la semana pasada", expresó Matt Sanders, presidente de la SIP. Sanders, Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, y Ricardo Trotti, director ejecutivo de la SIP, se reunieron el jueves pasado en la Ciudad de México con María Lizárraga Iriarte, Assuán Olvera Sandoval y Edgar García, funcionarios del IFT.

Sanders, director senior y gerente general del Deseret Digital Media, Utah, indicó que del análisis de los citados lineamientos del IFT se desprendió la certeza de que pueden generar un clima de censura previa sobre comunicadores de medios de comunicación, por lo que "nos sumamos con toda firmeza al llamado hecho al IFT para posponer la entrada en vigencia de este reglamento hasta que sean discutidos con mayor profundidad y en particular hasta que la SCJN resuelva sobre el fondo de su legalidad".

Roberto Rock, director de La Silla Rota, de México, destacó que la controversia constitucional presentada por el Ejecutivo federal señala que existe el riesgo de que los lineamientos se constituyan en "claros instrumentos de censura".

La SIP es una entidad sin fines de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas. Está compuesta por más de 1.300 publicaciones del hemisferio occidental; y tiene sede en Miami, Estados Unidos.