El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, señaló que la Guardia Nacional es una respuesta parcial e incompleta a los problemas de inseguridad y violencia que enfrenta México.

“La primacía de las instancias civiles sobre las militares no debe verse como un mero postulado teórico, sino como condición ineludible y necesaria para preservar un Estado liberal y garantizar que el libre desarrollo de la convivencia social y de nuestro sistema democrático no se vea condicionado por intereses políticos o de cualquiera otra índole de las estructuras militares, o sea viciado por la amenaza del recurso de la fuerza”, dijo ante diputados.

El ombudsperson puntualizó que además se generaría el riesgo de que se vulneraran derechos humanos, no se garantizaría o contribuiría por sí misma, a que se acabe la impunidad y se debilitaría la institucionalidad civil y democrática.

Ante los integrantes de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, destacó que la Guardia Nacional contraviene principios, recomendaciones y criterios de organismos internacionales en materia de derechos humanos.

“México requiere combatir la violencia sin medidas autoritarias o que generen más violencia; la seguridad es una necesidad y no un campo para intereses políticos o de otra índole”, expuso.

En este sentido, González Pérez aseguró que entregar la seguridad pública a instituciones y personas de carácter militar, no garantiza en modo alguno que se revierta la situación de ilegalidad, impunidad, corrupción, violencia e inseguridad que México enfrenta.

El titular de la CNDH insistió en la necesidad de tener una Fiscalía autónoma, con recursos y capacidades administrativas y operativas para la realización de sus labores, condición que no es optativa o negociable.

Indicó que en el país no se puede comenzar a depositar los derechos que garantiza la Constitución en órganos o estructuras militares y, recordó, que la consolidación democrática de México parte de la separación del fuero castrense y civil.