Los activistas Javier Sicilia y Julián LeBarón criticaron que el gobierno federal no ha cumplido con las víctimas ni con la agenda de justicia transicional que prometió y aunque reconocieron avances en ciertos temas, reclamaron una falta de justicia.

Acompañados de representantes de organizaciones sociales, ambos activistas anunciaron la Marcha por la Paz que iniciará el 23 de enero hacia Palacio Nacional, donde esperan sean recibidos por el mandatario mexicano. La marcha de tres días arrancará en Cuernavaca.

“Están invitadas todas y todos, con excepción de quienes buscan la polarización, la violencia, el odio o quienes tienen intereses ajenos a la paz. Tampoco están invitados los partidos políticos, ellos deben apoyar esa agenda en los recintos donde están nuestros representantes”, enfatizaron.

El también poeta Javier Sicilia aseveró que no están contra el presidente y su gobierno, sino contra la violencia y que “quizá mi persona no le simpatice al presidente, pero no buscamos sentarlo en el banquillo de los acusados o hacerle el caldo gordo a los conservadores”.

Agregó que “cuando se trata de la salud de la casa —llamada México— no hay fifís ni chairos , no hay conservadores ni liberales, hay sólo una gran familia que sufre y clama desde su sufrimiento. No buscamos tampoco sentarlo en el banquillo de los acusados, vilipendiarlo, decirle sus verdades”.

Tras pedir un minuto de silencio para las víctimas y desaparecidos, Sicilia llamó al presidente Andrés Manuel López Obrador y demás autoridades locales a que retome la agenda de la verdad, justicia y paz, porque “ya no hay tiempo”.

Recordó que “el 14 de septiembre del 2018 asumió en este mismo recinto de cara a las víctimas y a la nación, como la agenda prioritaria del país, para que a partir de ella llame a la unidad nacional, una agenda que, pese a todo y por desgracia, no ha sido atendida en su integralidad por la Secretaría de Gobernación ni, en consecuencia, por el presidente.

“Sin conocer las verdades sobre la violencia que nos azota, es decir, sin conocer a los responsables de esas redes criminales y sus violencias, no habrá nunca justicia en el pleno sentido de la palabra. Una verdad y una justicia parciales no son ni verdad ni justicia. La justicia transicional o es integral o no es”, destacó.

De igual forma, reclamó que tanto Gobernación como la Presidencia de la República no atendieron la agenda de justicia transicional que organizaciones, academia y expertos trabajaron junto a autoridades a finales del 2018.

“Haber colocado en su lugar una estrategia de seguridad ajena a una sólida política de Estado ha costado, durante el 2019, la vida a cerca de 40,000 personas, la desaparición de miles más que, si los datos del gobierno son reales, alcanza ya la cifra de 66,000 (siguen faltando datos de cerca de la mitad de las fiscalías y un número desconocido de cifra negra), de esos 66,000 desaparecidos reportados por la Segob, 5,184 pertenecen al 2019.

[email protected]