Aunque en los últimos siete años Puebla se ha mantenido por debajo de la media nacional en materia de homicidios dolosos, generar condiciones de seguridad a los poblanos será el principal reto que enfrentará el gobierno del todavía gobernador electo, Luis Miguel Barbosa Huerta.

El año pasado, esa entidad registró una tasa anual de 15.99 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes, mientras que a escala nacional fue de 21.15.

En materia de crecimiento económico, la meta es crecer a 4.5% anual; sin embargo, en el cuarto trimestre del 2018 ese indicador fue de 1.2 por ciento. En cuanto a generación de empleos, la meta de esa entidad es crear 30,250 plazas de trabajo acumulados al segundo trimestre del 2019, pero sólo lograron crearse 6,885 al segundo trimestre del 2019.

En materia de pobreza laboral, el objetivo es reducir el porcentaje de la población que no puede adquirir los productos de la canasta básica alimentaria con lo que gana, pero ese indicador está en número rojos, pues 45% de la población está en condición de pobreza laboral.

Por otra parte, en materia de informalidad, Puebla enfrenta también una situación delicada, pues si bien la intención es reducir el porcentaje de trabajadores informales, del primer trimestre del 2018 al primer trimestre del 2018, la tasa de informalidad pasó de 66.6 a 67.7 por ciento.

En donde tiene calificaciones positivas es en materia del manejo de la deuda pública, pues considerando que la meta es reducir el monto de la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto, se onbserva que ese indicador pasó de 1.3 a 1.0% del 2017 al 2018.

[email protected]