Los partidos pequeños en los estados buscan mantenerse a flote a través de candidatos carismáticos que puedan atraer votos y con ello mantener el registro, asimismo se convierten, muchas veces, más que en una opción para la ciudadanía en una carga para el erario público, consideraron analistas.

El problema de los partidos locales es que por lo general surgen y desaparecen, no son muy estables (...) No están muy institucionalizados, aparecen y desaparecen o cambian de nombre, es muy difícil darles un seguimiento , precisó José Antonio Hernández Company, experto en partidos políticos de la Escuela de Gobierno del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Por su parte, el especialista en procesos electorales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Héctor Marcos Díaz Santana, indicó que el esquema (de financiamiento) que se otorga en el país es 70% por fuerza electoral y 30% por igual. No obstante, un partido político pequeño recibe entre 600 y 700 millones en un periodo de tres años .

Para el 2017 se tiene programado realizar elecciones en cuatro estados de la República; Coahuila es un caso especial, pues en la actualidad se tiene registro de 15 partidos políticos; nueve nacionales y seis locales. Para el periodo de elecciones 2016-2017, el Instituto Electoral de Coahuila presupuestó una partida de casi 177 millones de pesos en prerrogativas para los partidos y sus gastos de campaña.

Dentro de los partidos locales con mayor presupuesto en este rubro se ubica Unidad Democrática de Coahuila (UDC), con un presupuesto de 12 millones 94,396 pesos.

El especialista del ITESM agregó que en términos políticos es bueno tener varias opciones, lo malo, es que en términos económicos está mal mantener este tipo de organizaciones porque aparecen y desaparecen, no son una opción muy viable . Agregando que lo negativo de las fuerzas políticas pequeñas es que fraccionalizan el voto (...) pues también facilitan a los partidos más grandes alcanzar posiciones con menos votos , dijo.

El especialista de la UNAM acotó que los partidos locales o estatales (...) constantemente se convierten en partidos satélites de las grandes fuerzas .