El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Maestro Zoé Robledo, manifestó que la institución sigue la ruta estratégica para mantener finanzas fuertes para atender a la población afectada por la pandemia, a pesar de las complicaciones económicas y de salud derivadas por la emergencia sanitaria.

En el marco de la 111 Asamblea Nacional Ordinaria del IMSS, que se llevó a cabo ayer en Ciudad Acuña, Coahuila, el director general subrayó que en los momentos más críticos del cierre de la economía, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, planteó un plan de ayuda económica, con una visión de largo plazo que prioriza los intereses de las personas, un modelo de bienestar a la mexicana basado en tres elementos: eficiencia, justicia y honestidad.

En ese sentido, indicó que el Seguro Social participó con los Créditos Solidarios a la Palabra, dirigidos a empresarios que no dieron de baja a su personal en el primer trimestre del año.

Señaló que esto se logró “con la plataforma que diseñamos en el IMSS, fuimos eficientes: en 18 días de registro, validación y dispersión se entregaron 207 mil 188 créditos a empresas, personas trabajadoras del hogar y trabajadores independientes; se dispararon 5 mil 100 millones de pesos”.

Este apoyo fue justo, ya que llegó a los empresarios más pequeños que tienen entre uno y diez trabajadores, y representaron el 94.2 por ciento: misceláneas, ferreterías, papelerías, comercios, entre otros, agregó.

Zoé Robledo argumentó que el apoyo al sector empresarial ha sido una efectiva estrategia que ha beneficiado a cerca de un millón 600 mil trabajadores de Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), y a 2.7 millones de sus familiares.

“Casi el 70% de estos patrones solidarios, después del primer trimestre siguieron manteniendo a su plantilla laboral, y el 10 por ciento de ellos la incrementó”, abundó.

Asimismo, el director general del Seguro Social refirió que también se vio por otros empresarios, para quienes estaban en condiciones difíciles y que conforme a la ley se lograron convenios para los créditos y los pagos en parcialidades simplificados; son 14 mil registros patronales por un importe de mil 292 millones de pesos, que ha ayudado a conservar casi un millón de empleos.

“Estas acciones y muchas otras han funcionado, ahí están los datos de la recuperación del empleo luego de la caída y para muestra un botón: si comparamos el comportamiento del empleo en México en el año 2020 y el año 2009 con la pandemia AH1N1, que fue desde luego mucho más corta, más breve, observamos que este año se perdieron menos empleos que en 2009, cuando el impacto económico fue mayor”, informó.

Zoé Robledo sostuvo que para el IMSS estas estrategias coadyuvaron para fortalecer las finanzas de la institución, y como ejemplo “la recaudación de enero a septiembre de este año ha sido seis mil 91 millones de pesos superior a lo registrado en el mismo periodo en 2019”, lo que se traduce como un acierto trabajar de la mano con los empresarios y los patrones.

Lo anterior, explicó, para que no se pensara que el diferimiento y la cancelación de las cuotas era el camino; y hoy se tienen finanzas que nos permitan atender la pandemia y las demás labores que se realizan todos los días en el Seguro Social.

Añadió que junto con las secretarías del Trabajo y de Economía, el IMSS participó en el proceso de Nueva Normalidad para la apertura de sectores de la economía, se realizaron miles de capacitaciones a sectores esenciales y neo-esenciales a fin de garantizar que las empresas tuvieran un retorno saludable al trabajo, con la entrega de Distintivos de Seguridad Sanitaria.

Destacó que a la fecha ya son 118 mil las empresas que han realizado su autoevaluación y comprobación en la plataforma IMSS de Nueva Normalidad para la reapertura de las actividades económicas, esto impactará a la salud y a la seguridad de 9.5 millones de trabajadores afiliados.

“Ante lo adverso, las personas y las instituciones hemos tenido la gran oportunidad de ser la mejor versión de nosotros mismos. La pandemia no ha terminado, pero hoy estoy seguro de que estamos mejor preparados para hacer frente a lo que venga”, afirmó Zoé Robledo.

Resaltó que ante la necesidad de que el Seguro Social siga creciendo, se promoverán nuevos modelos de aseguramiento, simplificación de trámites, creación de nuevas formas de contratación, flexibilidad en el registro y la eliminación de restricciones.