A diversos cantantes de música de banda se les ha relacionado con personajes del narcotráfico, ya sea por amenizar sus excéntricas fiestas o por presuntos vínculos.

En Michoacán, la intérprete de banda Melissa Plancarte, hija de Enrique Plancarte, uno de los líderes de la organización criminal Los Caballeros Templarios es acusada por los grupos de autodefensa de utilizar la infraestructura de su padre para promocionar e impulsar su carrera artística.

En una imagen de redes sociales, la cantante porta orgullosa un traje templario y, ante las acusaciones de que es hija de un delincuente, ha respondido que su padre es un hombre de bien y que las propiedades que tiene se deben al negocio de construcciones que tiene.

De mi padre estoy orgullosa, ps es un hombre bueno y toda la gente lo quiere y quien lo conoce sabe que es una fina persona, tratenlo (sic) para que lo comprueben (…). Mi familia es lo más importante así hagan lo más malo no van a dejar de ser parte de mi vida ps yo no soy dios para juzgarlos (sic) , escribió en una fotografía que publicó en redes sociales.

También una de las canciones de la agrupación Mis soldados son guerreros , hace alusión al jefe de una familia que fue elegido desde arriba, y es reconocida entre los pobladores como una dedicatoria a Nazario Moreno El Chayo, líder de La Familia Michoacana, abatido, según el gobierno de Felipe Calderón, en el 2010; sin embargo, las autodefensas aseguran que está vivo y es uno de los líderes de Los Caballeros Templarios.

PLANCARTE

El gobierno federal ofrece 10 millones de pesos por Enrique Plancarte, alias El Kike o La Chiva , ex integrante de La Familia Michoacana y hoy uno de los líderes de Los Caballeros Templarios, quien opera en el poblado de Nueva Italia y el municipio de Múgica, Michoacán. Los delitos que se le imputan son: delincuencia organizada, contra la salud, portación de arma de fuego de uso exclusivo del ejército y fuerza aérea, portación de arma de fuego sin licencia y posesión de cartuchos para arma de uso exclusivo del Ejército.

Las autodefensas han reiterado que conocen la ubicación de todos los líderes de esta organización criminal y que por ello trabajarán con las fuerzas federales hasta que detengan a la mayoría de ellos. La ocupación de las casas de los Templarios por parte de los civiles armados y exponer a las familias de estos ha sido parte de su estrategia.

En los primeros días del 2014, cuando los grupos de autodefensa entraron a Nueva Italia, de donde es originario Enrique Plancarte, decomisaron una de las lujosas propiedades del presunto narcotraficante, en la que su hija Melissa grabó algunos de sus videos.

La familia de Enrique Plancarte huyó de Nueva Italia cuando los de autodefensa irrumpieron en el poblado, dejando abandonada su residencia.

Actualmente, no existe investigación contra Melissa Plancarte o su hermano, también cantante grupero.

Melissa no era desconocida en el medio del espectáculo. Ya el año pasado había concedido una entrevista a una importante revista de espectáculos en la que aseguró que le gustan los felinos y los animales exóticos, por lo que era propietaria de tres tigres.

La Barbie grupera, dijeron las Autodefensas, habría nacido en Estados Unidos y radicado durante toda su adolescencia en California.

Melissa, quien aseguraba en las redes sociales que su esbelta figura la había conseguido sólo a base de ejercicio, afirmaba también que es seguidora de la música de Priscila y de Jenny Rivera, fallecida el año pasado.

Las autodefensas habrían encontrado esta e información adicional de Melissa y su hermano en una propiedad tomada en Nueva Italia, en Múgica, Michoacán.

Kike Plancarte, el hermano de Melissa, es también cantante de banda y ranchero, y contrario al perfil de su hermana, el suyo aún está disponible en las redes sociales. En YouTube, por ejemplo, a través del canal PlanRecords Entertainment .

nlb