México se convirtió este miércoles en el primer país en ratificar el nuevo acuerdo de libre comercio con Canadá y Estados Unidos (T-MEC), pese a que Washington aún amenaza con gravar las exportaciones mexicanas si continúa la migración masiva de centroamericanos.

La ratificación fue sancionada en el Senado con 114 votos a favor, 4 en contra y 3 abstenciones, y fue considerada una "muy buena noticia" por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este tratado "significa inversión extranjera en México, empleos en México, tener garantizado el comercio de las mercancías que producimos en Estados Unidos", dijo el mandatario en un video difundido en Twitter.

Para la Secretaría de Economía, "el T-MEC dota de certidumbre a inversionistas, consumidores y productores para seguir apostando por la economía mexicana integrada con una América del Norte económicamente vigorosa", añadió.

Por ser un acuerdo internacional, no necesita ser discutido en la Cámara de Diputados. Así, México se convirtió en el primero de los signatarios que ratificó el tratado, mientras Canadá espera hacer lo propio tras la ratificación de Estados Unidos.

El jueves, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, discutirá el tratado con el presidente estadounidense, Donald Trump, en Washington.

Por su parte, el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, celebró este miércoles la ratificación del acuerdo en México.

"La ratificación del T-MEC en México es un paso crucial hacia adelante y felicito al presidente López Obrador y al Senado mexicano por este logro histórico", dijo el funcionario en un comunicado.

El tratado integra temas como derechos laborales, comercio digital, medidas contra la corrupción, pequeñas y medianas empresas y medio ambiente, defendió el senador Héctor Vasconcelos, del partido oficialista Morena, fundado por López Obrador.