Los Directores Responsables de Obras (DRO) y Corresponsables de Seguridad Estructural (CSE) son especialistas encargados de evaluar las construcciones y dar el visto bueno sobre la seguridad de  inmuebles; en caso de haber anomalías en las edificaciones, la responsabilidad recae, en primera instancia, sobre estas figuras.

En la Ciudad de México existe un registro de DRO, gestionado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), es necesario, para ser esta figura, contar con cédula profesional de arquitecto o ingeniero, cinco años de experiencia, particularmente en proyectos de construcciones complejas, además de un aval por la asociación profesional que le corresponda, Colegio de Ingenieros o Arquitectos.

“El director responsable debe de resellar su carnet anualmente y refrendar su registro cada tres años. Nosotros tenemos un asesor especialista, que son los CSE, quienes pueden especializarse en seguridad estructural, diseño urbano y arquitectónico, y deben de cumplir con requisitos similares de certificación a los de un DRO”, explica el arquitecto y miembro de la Asociación Mexicana de Directores Responsables de Obra y Corresponsables, AC, Guillermo Ortiz Taboada.

Durante el pasado sismo del 19 de septiembre en la capital del país, los DRO y CSE autorizados fueron llamados por el Gobierno de la Ciudad de México para apoyar a la población en la emisión de dictámenes de seguridad estructural de inmuebles además determinar las acciones a seguir.

Seduvi tiene un padrón de 3, 500 DRO y CSE, éstos pueden perder su licencia o ser suspendidos temporalmente al incurrir en faltas, errores y/o omisiones al Reglamento de Construcciones de la CDMX: “una falta grave es cuando utilizan documentos (falsos) que no hayan sido emitidos por la autoridad competente, ello para avalar la obra.

“El director y el corresponsable tiene la misma responsabilidad, la seguridad, pero distintas acciones dependiendo la obra. Desde el 2016 hemos tratado que en el artículo 32 del Reglamento de Construcciones se añada fincar responsabilidades para los diseñadores, propietarios, arquitectos y todos los relacionados en la obra, y no sólo a los DRO o asesores especializados”, explicó Ortiz Taboada.

También indicó que los aranceles profesionales por dictamen de los directores responsables depende de los metros cuadrados de la construcción, costo unitario de la obra, en que zona se va ubicar, además de que tipo será (giro comercial), es decir público o privado, entre otras.

“No puedo decir que 100,000 pesos o 250,000 porque eso depende de cada obra, pequeña grande o de dimensiones estratosféricas, (...) sin embargo, eso también dependen del cliente. Hay dueños que se van a la hora del registro de la construcción con alguien que les puede cobra solamente por la firma, unos 10,000 pesos, (...) la seguridad es primordial y eso depende de la ética y responsabilidad de cada uno”, concluyó.