Ayer, sin un dictamen senatorial en mano aún y arropado por diputados locales y jefes delegacionales del PRD, el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, celebró el ambiente propicio que existe para que se concrete la reforma política para la ciudad de México.

Después de encabezar cinco eventos, uno de ellos del llamado a los 34 diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), otros de escuchar al visionario de la reforma, Porfirio Muñoz Ledo, y a 10 oradores que le atribuyen el éxito, Mancera Espinosa adelantó que hoy se reunirá con representantes de fuerzas políticas del Senado, para saber cómo va todo.

El encuentro en la casa de gobierno del Ejecutivo capitalino, todos los oradores no dejaron de ponderar las dimensiones políticas de Mancera Espinosa. Muñoz Ledo le hizo honores. En su turno, el mandatario defeño regresó los halagos al decir que es un esfuerzo de la izquierda y que sólo falta voluntad política para que se concrete.

Recordó que la propuesta de reforma política federal, incluía a la capital y que sólo falta voluntad política y lo que han expuesto los que simpatizan con los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), que también están buscando que sus ideas queden plasmadas .

Sin embargo, Macera indicó que existe el ambiente propicio para que el próximo dictamen del Senado otorgue voz a la capital, porque lo escuchado de todas las fuerzas políticas va por ese camino, que será reconocida como la ciudad capital .

Por ser una ciudad mexicana de características particulares, auguró que contará con el respaldo de la Constitución federal y se permitirá contar con una Carta Magna propia y una nomenclatura, más la posibilidad de nombrar su gabinete completo, igual que lo hacen el resto de gobernantes del país .

[email protected]