Antes de que termine el año, el país contará con un fiscal general, uno anticorrupción y se renovará al fiscal electoral, confió el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

En su participación en el quinto Congreso Extraordinario de Morena —el primero desde que López Obrador obtuvo el triunfo en las urnas como presidente el 1 de julio pasado— realizado en el deportivo Reynosa de la delegación Azcapotzalco este domingo, el fundador de Morena señaló que los nombramientos son parte del compromiso realizado con los ciudadanos junto a la austeridad y el combate al cohecho.

“Se creará, les informo, la Secretaría de Seguridad Pública, se contará desde antes del 1 de diciembre con esta Secretaría de Seguridad Pública y también con el fiscal general, antes procurador de la República; vamos a contar desde el inicio con el fiscal anticorrupción y con el fiscal electoral”, acotó.

Cabe señalar que los nombramientos de fiscal general y anticorrupción se encuentran pendientes en el Senado desde que entró en vigor el Sistema Nacional Anticorrupción, el 18 de julio del 2016.

Organizaciones de la sociedad civil han entablado conversaciones con el equipo de transición de López Obrador para poder realizar un nombramiento “apegado a los principios de idoneidad y transparencia y no políticos”.

López Obrador señaló que a la par de los nombramientos se impulsarán las iniciativas de ley para crear una política de austeridad republicana. “La austeridad, reitero, no es un asunto administrativo, es un asunto de principios; no puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, enfatizó.

En este sentido, López Obrador indicó que se buscará una reforma para que la utilización de recursos públicos con fines políticos sea considerado en el Código Penal como un delito grave, “sin derecho a fianza”, junto a actos de cohecho en la administración pública.

“Va a ser también delito grave el robo de gasolinas y de energéticos, va a ser delito grave la emisión o tráfico de facturas apócrifas o falsas y va a ser delito grave el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades; compra de voto, utilización del presupuesto para favorecer a partidos y candidatos, falsificación de boletas, de actas electorales, todo eso y más se va a considerar como delito grave, vamos a poner orden, va a haber una auténtica democracia”, destacó.

En materia anticorrupción, el presidente electo ahondó que también se trabaja en una iniciativa de ley para retirar el fuero a los funcionarios públicos de alto mando, incluido al presidente.

“Empezando por reformar el artículo 108 de la Constitución para que el presidente en funciones pueda ser juzgado por el delito de corrupción, vamos a dar el ejemplo”, expresó.

En otros temas, López Obrador llamó a la ciudadanía a que analice las propuestas lanzadas sobre el nuevo aeropuerto.

Crónica

No será “llegar por llegar”

¡No escuchen “el canto de las sirenas!”, exclamó su líder.

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, arribó como un conquistador de tierras lejanas, unas a las que pudo acceder después de 12 años. Era pues, momento de contar la historia, de contar lo aprendido al llegar a puertos —dicho por él mismo— históricos, pero también el momento para instar a no desandar lo avanzado, a no “defraudar” al pueblo.

El momento: el quinto Congreso Extraordinario de Morena, la primera reunión con sus correligionarios tras la victoria obtenida en las urnas el 1 de julio; era también propicio para dictar las reglas del nuevo viaje, uno que durará seis años y tras el cual ha prometido el próximo mandatario que existirá “un antes y un después”.

“El triunfo logrado parece todavía un sueño, pero obviamente es una realidad”, dijo López Obrador ante cientos de militantes que se congregaron en la que bien podría ser su casa y su puerto: un campo de beisbol en la delegación Azcapotzalco en la Ciudad de México.

El presidente electo pidió a los nuevos gobernantes, en específico a los diputados y senadores de la próxima legislatura, aprender de sus antecesores y no defraudar la confianza otorgada en las urnas.

“Agradezco a quienes, siendo diputados o senadores, trabajaron desde mucho antes de la campaña en estados y distritos sin descuidar su labor legislativa. Es ejemplar lo que hicieron los actuales diputados federales, que no traicionaron al movimiento y que no aprobaron el gasolinazo. Ojalá y esto sirva de lección a los diputados y senadores entrantes”, expuso el político tabasqueño.

La tarea y el compromiso tras el camino que surcó durante más de una década los resumió en una frase: se necesitará “gente que esté dispuesta a heredar pobreza a sus hijos, pero no deshonra, no queremos la politiquería; no es llegar por llegar, no es encaramarnos en los cargos públicos, sin un ideal, sin un principio”.

[email protected]