Hasta el 26 de septiembre pasado, se estimaba que en el país había 193,170 defunciones en exceso, según los registros del gobierno federal.

De acuerdo con Mario Romero Zavala, quien es especialista en análisis de datos y desarrollador de software especializado en el sector financiero, eso significa que había 2.5 veces más fallecimientos de los registrados hasta esa fecha por Covid-19, difundidos a través de las conferencias vespertinas en Palacio Nacional.

El exceso de mortalidad es el resultado de contar el número total de defunciones (de todas las causas, incluyendo Covid) en un periodo, en un país, estado o región, comparado con el promedio registrado en los últimos años (en este caso entre 2015 y 2018). Cualquier desviación positiva se considera exceso de mortalidad. Para comparar el exceso de mortalidad entre países o regiones se usa la cifra per cápita para obtener la incidencia.

En este sentido Romero Zavala, destacó que esos casos de defunciones en exceso deben ser considerados como un piso mínimo que hay en el país, debido a que varios estados que muestran escenarios preocupantes, como Chiapas, no tienen datos completos, lo cual dificulta hacer estimaciones más precisas sobre los costos en vidas de la pandemia.

Recordó que los datos de exceso de muertes por Covid-19 de la Secretaría de Salud (SS) están incompletos porque hay cinco entidades que tienen un retraso de captura de las defunciones en los últimos dos meses. Son Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala y Yucatán. Además, hay otras seis entidades en los que se tenían un subregistro a principios del año.

De acuerdo con el “Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19”, publicado por el gobierno federal, hasta el 26 de septiembre de 2020 se esperaban 524,920 muertes y ocurrieron 718,090. La resta de esas dos cifras surge el dato de la demasía de 193,170 muertes por todas las causas. En otros términos, ocurrió 36.8% de exceso de mortalidad.

El documento expone que, en México, ese fenómeno se disparó a partir de la semana 14 de la pandemia. En ese momento el exceso estaba en alrededor de 14,000, pasó a poco más de 22,000 en la semana 20. Se mantuvo en niveles menores a 24,000 hasta la semana 28, pero para la semana 29 alcanzó un pico de 26,000, aunque a partir de ahí bajó y para la semana 39 estaba en los 16,000.

Fuente: Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19, Gobierno federal.

En ese sentido, un análisis realizado por Laurianne Despeghel, quien es consultora en economía y asuntos públicos, señala que fallecieron 151 personas por cada 100,000 habitantes. Eso quiere decir que la cifra de exceso de mortalidad a nivel nacional equivale casi a toda la población de la alcaldía Cuajimalpa, en la Ciudad de México.

 Al comparar con los datos de las defunciones por Covid-19, al 26 de septiembre de 2020, usando una base de datos al 19 de octubre, refiere que por cada deceso oficial de Covid-19 se registraron 2.4 decesos en exceso. Indica que esa diferencia puede deberse a decesos Covid no identificados o por causas indirectas a la crisis sanitaria.

Los datos analizados por Despeghel refieren que los hombres representan más de seis de cada 10 defunciones en exceso, pues fallecieron 196 hombres por cada 100,000 habitantes y 97 mujeres.

Fuente: Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19, Gobierno federal.

Además, la categoría de edad 65 años o más es la más afectada con una incidencia de 972 muertes por cada 100,000 habitantes; 305 para las categorías 45 a 64 años y 25 para la categoría de 20 a 24 años.

Vistos los datos por estados, la Ciudad de México registra la mayor incidencia al situarse en 379 por cada 100,000 habitantes, seguido de Sonora con 240, Baja California, con 229 y Campeche con 227. El indicador nacional se ubica en 2.4.

Los aumentos en la mortalidad que consigna el citado reporte se observan a partir de la semana 16 en Baja California, Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Quintana Roo. Otras entidades federativas inician con exceso de muertes en semanas posteriores poniendo en evidencia el carácter asincrónico en la distribución temporo-espacial de la epidemia en México.  

Fuente: Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19, Gobierno federal.

Las entidades federativas con un porcentaje de exceso de mortalidad por todas las causas superior al 75% en las dos últimas semanas son: Colima, Ciudad de México y San Luis Potosí y las que se encuentran con una mortalidad menor al 25% son: Campeche, Durango, Nayarit, Nuevo León, Sinaloa y Tabasco.

El 54.0% del exceso de las defunciones por todas las causas se encuentra concentrado en cinco entidades federativas: Estado de México, Ciudad de México, Veracruz, Puebla y Guanajuato. Hasta la fecha de análisis, siete entidades superan un exceso total de mortalidad del 50 por ciento: Campeche (64.5%), Estado de México (64.2%), Ciudad de México (60.3%), Quintana Roo (60.3%), Tlaxcala (59.3%), Sonora (55.4%) y Baja California (52 por ciento).

Los estados con menor porcentaje de exceso de mortalidad (menos del 10% de exceso) por todas las causas fueron: Yucatán (9.3%), Guerrero (8.2%), Nayarit (5.9%), Chiapas (5.4%) y Durango (3.8 por ciento).

Fuente: Boletín estadístico sobre el exceso de mortalidad por todas las causas durante la emergencia por Covid-19, Gobierno federal.

diego.badillo@eleconomista.mx