Al advertir de nueva cuenta que el 2019 podría terminar como el año más violento de la historia reciente de nuestro país, además de que el incremento de delitos indica que la estrategia no es la correcta, Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo, insistió en abrir el camino a la legalización de las drogas para disminuir los índices delictivos.

La organización civil presentó los indicadores de violencia entre enero y septiembre de este año; en ellos destacó un aumento, en comparación con el mismo periodo del año pasado, en los delitos de extorsión (35%), narcomenudeo (22%), feminicidio (14%); violación (11%); secuestro (7%); violencia familiar (9%); robo a negocio (7%); lesiones (5%), y homicidio (1 por ciento). Mientras que el robo de vehículo (12%) y robo a casa (1%) bajaron.

“Si bien (el alza de 1% en homicidios) no aparenta ser un incremento significativo en su comparación contra el 2018, es 19% superior a la media de los últimos tres años y, de continuar así, tendríamos el peor año al cierre del 2019”, señaló Santiago Roel.

Detalló que 19 estados tuvieron un incremento y 13 una reducción en asesinatos.

Nuevo León con 54%; Sonora, 42%; Morelos, 40%; Hidalgo, 36% y el Estado de México con 18% son las entidades donde más creció el homicidio doloso. En cambio, las localidades con mayor reducción en este ilícito son: Baja California Sur con 60%; Nayarit, 56%; Yucatán, 47%; Guerrero, 29% y Tamaulipas con 27 por ciento.

Roel consideró que la labor preventiva y policiaca, junto a autoridades y organizaciones, y un trabajo conjunto y de análisis han ayudado a reducir los índices delictivos en los estados que presentan mejoras.

En relación con los datos de delitos de alto impacto, que toma en cuenta no sólo las tasas de homicidio sino el resto de delitos del crimen organizado como el secuestro, la extorsión, el narcomenudeo y el robo de vehículo, entre otros, los estados mejor evaluados durante septiembre de este año son: Chiapas, Nayarit, San Luis Potosí, Tamaulipas y Yucatán.

“Nos sorprende el caso de Tamaulipas, que quizá merezca una explicación de las autoridades para confirmar si lo que vemos estadísticamente es real, pues no coincide con la percepción de seguridad de sus habitantes”, expresó el presidente de Semáforo Delictivo.

En cambio, las entidades peor evaluadas fueron Colima, Morelos, Quintana Roo, Baja California y Zacatecas.

“El incremento en la incidencia delictiva este año, y los lamentables hechos de la semana pasada en Guerrero, Michoacán y Sinaloa, nos confirman que difícilmente podremos avanzar hacia la paz sin haber regulado las drogas, sin haberles quitado este negocio a las mafias, sin haberlos debilitado de raíz en sus finanzas”.

Agregó que “Sinaloa estaba a punto de convertirse en una historia de éxito, pues la sociedad civil y las autoridades estatales y municipales han trabajado de la mano desde hace años y han logrado sacar a Sinaloa de los rojos en el Semáforo Delictivo; sin embargo, el operativo de la semana pasada, aun cuando hubiese sido exitoso, pone en riesgo la paz de Culiacán”, consideró el directivo del Semáforo.