A más de año y medio de que el sismo del 19 de septiembre del 2017 dañara parte de la Ciudad de México, las personas que perdieron sus viviendas o tuvieron que instalarse en campamentos por el riesgo de derrumbes aún exigen a las autoridades capitalinas los apoyos necesarios para rentar o vivir en albergues o campamentos temporales.

Juan Pablo Guerrero, integrante de Damnificados Unidos de la Ciudad de México, vivía en el edificio  3C del Multifamiliar Tlalpan, pero desde el sismo ha tenido que rentar otro departamento pues el inmueble que habitaba se encuentra en reconstrucción y espera que sea entregado este año como le aseguró la Comisión de Reconstrucción de la Ciudad de México, encabezada por César Cravioto.

“Estamos organizados en Damnificados Unidos Ciudad de México para seguir avanzando en la reconstrucción de distintos predios pues todavía hay bastantes compañeras y compañeros que no han podido regresar a su casa”.

Juan Pablo aseguró que al inicio fue complicado tener un diálogo con las autoridades y reconoció que fue hasta el bloqueo vial del pasado 16 de enero en Calzada de Tlalpan, que duró cerca de 10 horas, que la jefa capitalina, Claudia Sheinbaum, los recibió para dialogar y plantear soluciones.

El Multifamiliar Tlalpan estaba compuesto por 10 edificios, y a consecuencia del sismo uno se derrumbó y los otros nueve quedaron inhabitables, por lo que las personas tuvieron que abandonar los departamentos y sus pertenencias.

“Al principio del gobierno de Claudia Sheinbaum encontramos la puerta cerrada porque teníamos mesas de trabajo con el comisionado para la reconstrucción, César Cravioto, pero era lo que decíamos nosotros: ‘mesas para colorear’, porque de plano no se destrabaron los temas”.

Aseveró que el colectivo de damnificados rechaza la propuesta de redensificación, que pretende aumentar 35% de inmuebles, ya que, a su consideración, esto vulnera el derecho de la propiedad de las y los damnificados y beneficia aún más al mercado inmobiliario.

“Nosotros buscamos la reconstrucción con recursos públicos que garanticen el regreso a casa de los damnificados (...) sin embargo vemos todavía que al Gobierno de la CDMX les preocupa bastante recurrir a la redensificación”.

Actualmente, en la zona se encuentran habilitados el albergue Francisco I. Madero, el Campamento Canchas y Campamento  Álvaro Gálvez, en este último ha vivido Vanessa Padilla con sus tres hijas desde hace 19 meses, pues su edificio resultó con daños graves.

Ellas habitan una de las casas de madera que instalaron las asociaciones Techo y Constructora de Arquitectura Práctica (CAP). Cerca de 25 familias viven en ese campamento.

“Hemos tratado de continuar cada quien su vida (...) la mayoría de las personas pues ya volvió a sus actividades cotidianas”.

Vanessa describió que además de tolerar los cambios climáticos, han ocurrido epidemias.

“Como estamos en el parque, a las casitas de madera les da el sol directo, algunas a veces hace mucho calor y si hace frío es muy fuerte, hace poco tuvimos un virus (...) pero afortunadamente hemos salido de ello”.