La ciencia de redes y el análisis de big data han demostrado que en México seguidores del presidente Andrés Manuel López Obrador y personas que están en su contra, utilizan robots y automatismos en las redes sociales para influir en las tendencias de temas relacionados con el mandatario, afirmó Carlos Páez Agraz.

En entrevista el director de Mesura Network Science & Busines, dijo que desde que López Obrador tomó posesión se han registrado episodios de confrontación entre algunos grupos de simpatizantes del mandatario y quienes están en contra de él donde se ha podido observar que las automatizaciones pro-AMLO son mucho más sofisticadas y potentes.

Ellos utilizan una serie de usuarios que repiten información de manera masiva a través de cuentas que generan contenidos reales para defender al presidente, así como para atacar a sus disidentes.

“Hemos visto cómo estos sistemas son capaces de rostizar a cualquiera que tenga un piso de ataque al presidente. Lo encontramos cuando ocurrió lo de (el periodista) Jorge Ramos, o lo encontramos en el caso de (el periodista de TV Azteca) Irving Pineda; lo encontramos durante los días del caso Culiacán, cuando salieron los temas de #PrensaSicaria, #PrensaProstituta y otros hashtags muy potentes y después ataques directos contra periodistas a través de estos automatismos”, añadió.

En el caso de los automatismos contra el presidente López Obrador hay registro de ellos desde diciembre de 2013, con bots de generación uno, que solamente retuitean determinados contenidos a partir de actores muy ligados a los sistemas anti-López Obrador como la cuenta del expresidente Felipe Calderón en Twitter.

El científico de redes subrayó que con ese tipo de intervenciones se incrementa la polarización de las conversaciones. Incluso dijo que aún si ocurrieran de manera orgánica, es decir sin automatismos, habría una conversación radicalizada, pero usando ese tipo de herramientas se acentúa considerablemente.

Lo deseable sería que las redes sociales fueran utilizadas para lo que fueron diseñadas, es decir para comunicar seres humanos donde fueran capaces de decirse de todo, bueno y malo, pero sin automatismos.

Para Páez Agraz no es posible asegurar que desde la Presidencia se estén financiando ese tipo de ejercicios para distorsionar las conversaciones en redes sociales o para decantarlas en cierto sentido, puesto que eso sólo lo podría hacer la autoridad para identificar de dónde salen este tipo de automatismos y así identificar a quienes los propagan.

Al preguntarle qué tan saludable está siendo la información en redes sociales cuando se trata de posicionamientos o decisiones del presidente López Obrador dijo: “pues está totalmente intoxicada”.

Estamos en la primera llamada de conversaciones violentas

Por otra parte, destacó que ante el incremento de las manifestaciones de agresividad en redes sociales entre simpatizantes y detractores del Presidente, en este momento estamos dando “la primera llamada”.

Utilizando esta metáfora de los llamados previos al inicio de las obras de teatro Páez Agraz aseguró que la primera llamada es cuando uno empieza a ignorar al otro. “Estoy violentándote sin siquiera ser agresivo. Normalmente empezamos por ignorar, después (en la segunda llamada), ocurre la violencia verbal y, por último (en la tercera llamada) se da la violencia física, que termina con la muerte del otro”.

“Tengo la impresión que estamos a punto de dar la segunda llamada y si no se hace que el presidente acepte que hay granjas de bots a su favor y es algo que no hemos logrado. Si no asumimos que hay granjas de bots en contra a favor y en contra del presidente, no vamos a poder regresar a discutir cómo empezar a limpiar estos automatismos y cómo empezar este camino de regreso para poder dejar a las redes sociales para uso exclusivo de humanos, como era la idea original”, agregó Carlos Páez Agraz. 

[email protected]