En México habitan más de 600,000 menores de edad nacidos en otro país, principalmente en Estados Unidos, que no cuentan con la documentación necesaria para tener acceso a servicios básicos como salud o educación, informó la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu Salinas.

Al inaugurar la III Reunión de Vinculación sobre Protección y Atención a Migrantes en la sede de la cancillería precisó que, con base en cifras recabadas por el Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi), más de 300,000 de estos menores estaban inscritos en preescolar, primaria y secundaria.

Entrevistada en el marco de este foro, la directora general de Protección a Mexicanos en el Exterior, Reyna Torres, expuso que hacia finales de este mes el Registro Nacional de Población e Identificación Personal (Renapo) hará las modificaciones necesarias para que aquellos menores que cuenten con un acta de nacimiento extranjera no apostillada puedan tramitar su documento de nacimiento nacional. Con ello, los niños tendrían la oportunidad de tener ambas nacionalidades y acceder a servicios de salud.

Puntualizó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) implementó un mecanismo que permite a los menores tener acceso a la educación básica sin necesidad de un acta de nacimiento nacional.

El ministro encargado para Asuntos Consulares de la Embajada de Estados Unidos, Hugo Rodríguez, destacó que cerca de 600,000 niños nacidos de padres mexicanos sin documentos en la Unión Americana han regresado a México. Muchos de ellos han pasado la mayor parte de sus vidas en las sombras. Primero como hijos de padres no documentados en las Estados Unidos y más tarde como niños que no pueden demostrar su identidad y ciudadanía en México .

A estos niños binacionales deben destinarse los mayores recursos en las próximas generaciones, pues lo último que queremos es que ellos sientan que no son de aquí ni de allá , expresó Rodríguez.