México vive un proceso en el que los ciudadanos han dejado de votar por un candidato a partir del razonamiento de me va a ir mejor con esa persona , y cada vez más sufragan en función de castigo a quienes me fallaron , señala Giselle Perezblas.

La experta en estrategia político-electoral refiere que el mexicano está escribiendo su historia electoral y narrativa social a partir de heridas sociales. De pronto, ves que la innovación en comunicación y los mensajes que permean son aquellos que recuperan la identidad genuina, el orgullo, la inteligencia, la creatividad incluso la complejidad visual del mexicano mientras que la política insiste en comunicar de la otra forma a partir de odas al ego del candidato, centralizar al candidato como el que resuelve todos los problemas, que crea una expectativa que después colapsa y genera una herida social todavía más profunda no sólo para él, sino para su partido y todo el sistema político en general.

Voto en defensa

Para la estratega, la frase oídos sordos a palabras necias está construyendo nuestro proceso electoral porque la gente no está decidiendo a partir de elementos que le permitan identificar quién tiene más capacidad para gobernar, sino a quién no quiero ya, no importa tu capacidad tu eficiencia y tu eficacia.

Sin embargo, destaca que ése no es un voto irracional. Es un ciudadano que se está defendiendo de un sistema en el cual se siente completamente ajeno.

Llama la atención en que la falta de credibilidad en el ecosistema político nos está pegando a todos. Se empiezan a identificar procesos que eran muy nobles como la comunicación o un debate a partir de verlo entintado todo y con un dejo de sospecha. Luego llegan gobiernos de cambio , pero traen complicaciones de gobernabilidad, escándalos.

Advierte: El mexicano se está quedando sin opciones que le den certeza .

Por otro lado, Perezblas plantea que la judicialización de la política y la politización de la justicia están haciendo que busquemos arquetipos que rompan con el origen. Es decir, no es el término ciudadano.

Les llama mucho la atención los esquemas de ciudadanos que surgen de un sistema corrupto, rompen con él y entonces deciden renunciar porque tienen más peso moral, pues tuvieron que sacrificarse por ser parte de ellos.

También menciona que un error de interpretación del político es creer que haciéndose los chistosos entra en comunicación disruptiva. No, no es verdad porque pierden capacidad de peso moral. Tú lo que quieres es un liderazgo.

No quieres un compa. Pero sí quieres un tipo de comunicación que no hayas visto , expresa.

Por otra parte, dijo que los candidatos en campaña requieren un mapeo emocional de las heridas sociales de la población por región y por segmento que le permitan identificar el camino a seguir.

Aquellos que quieran hacerlo bajo la premisa de que ya lo sabemos hacer o asumir históricos electorales y comunicacionales o copiar eslogan de otros van a estrellarse porque en lugar de convencer van a despertar aún más sus inconformidades y, además, sin poder medirlas.

Sobre las dádivas a las que recurren los candidatos en campaña expuso que hoy está suficientemente documentado que la gente no las agradece, pues lo que sí reconoce es a quienes realmente se preocupan por su situación y muestran interés en ayudarlos.

Explicó que antes en la entrega de despensas o apoyos durante las campañas electorales la gente lo agradecía, pero ahora siente que la humillas y encima les cobras .

La gente acepta la dádiva, acepta el respaldo, pero quienes se los dan aparecen mal calificados por los mismos beneficiados . Se debe a la forma en que los entregan porque lo hacen con un dejo de humillación con el mensaje de me lo debes a mí y te hago esperar en un evento masivo para que me aplaudas .

Giselle Perezblas

  • Es estratega de comunicación.

Se ha desempeñado como:

  • Jefa de Información en Noticieros Televisa.
  • Suma 49 campañas ganadas para el 2015.
  • Ha colaborado en el diseño e implementación de la estrategia mediática y productos comunicacionales de instituciones como el Coneval, el Icadep Nacional (PRI) y la representación de la OEA en México.

diego.badillo@gmail.com