Ardelio Vargas Fosado se manifiesta en contra de la legalización de las drogas en México - eso es empezar por el final - y afirma que para ganar la batalla contra el narcotráfico y el crimen organizado, es necesario replantear la estrategia del gobierno federal de combate frontal.

La estrategia no sólo debe ser de soldados y policías, tiene que ser integral, donde todas las instancias del gobierno y del Estado mexicano tomen la responsabilidad que les corresponde. Si, de manera aislada, únicamente la policía y el Ejército están haciendo su chamba no se va a solucionar esto , advierte el presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados.

Entrevistado por El Economista, explica: El Ejército mexicano está haciendo su trabajo, la policía federal también, sin embargo, hay instancias que no están haciendo su chamba .

Licenciado en Derecho, el priísta poblano sugiere combatir, a la par, las estructuras financieras de las organizaciones criminales porque de ahí depende su gran capacidad para mantenerse.

Considera también que se tiene que atender la parte social del problema.

Si se sobrepone el mapa de radicación de este año contra el del año pasado, son las mismas zonas de cultivo en Sinaloa, Durango y Chihuahua las que están sembrando actualmente. Eso habla de que no hemos tenido la capacidad de darle una atención social, en desarrollo rural, una alternativa, a todos esos campesinos.

Necesitamos tener una política clara en el tema de atención a la seguridad interior, a la seguridad pública, a este fenómeno, en suma, que está viviendo el país en varias regiones para trabajar de manera conjunta e integral. Éste no es un problema solamente de soldados y de policías .

El problema se tiene que atender como un todo por parte del Estado mexicano, insiste.

Las estructuras financieras, ¿quién las va a atender? El problema social en el Triángulo Dorado, ¿quién lo está atendiendo? Quién le está dando apoyo a los productores que, año con año, son recurrentes en el cultivo de la marihuana? No se ve .

De ahí su convicción de que cada una de las instancias del Estado mexicano tiene que cumplir con el tramo de responsabilidad que le toca.

Y solamente así vamos a poder ver, al final del camino, una posible solución en el tema de seguridad que estamos ahora viendo vulnerado por la acción del narcotráfico y de la delincuencia organizada.

Entonces, la responsabilidad está en el ámbito del Ejecutivo federal.

Está dentro de una política clara de atención al fenómeno, que tiene que ser integral .

¿La legalización de las drogas sería la solución?

Por supuesto que no. Eso es empezar por el final. Lo primero que tenemos que hacer es ocuparnos de nuestros adictos y ver dónde hay centros de rehabilitación, para después pensar en la posibilidad de legalizar, para los fines que sean, cualquier droga, incluyendo la marihuana.

Primero empecemos por hacer una infraestructura que nos permita atender el problema del consumo y no al revés. O sea, ¿legalizar para fomentar el consumo? ¿Y después con qué lo vamos a atender? Primero hay que ver cómo lo vamos a atender. Es un problema de salud pública, sí. Pero, ¿dónde está la infraestructura para atender el tema del consumo?

La solución no es legalizar. La solución es ocuparnos del tema de la atención a los adictos. El consumo es parte del problema. Si nosotros lográramos contener el consumo, eso va a impactar necesariamente en el mercado. Pero si hay una oferta y un consumo grande el problema nunca lo vas a bajar .

¿En el tema de la policía nacional, cuál es su posición?

La policía nacional es una aspiración que tenemos desde hace mucho tiempo. Por supuesto que esto daría una capacidad de reacción por parte de una instancia civil a cualquier fenómeno de alteración del orden y la paz pública en cualquier parte del país .

¿Debe permanecer el Ejército en las calles?

Hasta que las autoridades locales tengan la capacidad de hacerse cargo de la responsabilidad de darle paz y tranquilidad a la ciudadanía sí debe de continuar en las calles .

Refrenda que la presencia del Ejército en las calles es legal y necesaria. En este momento no hay ninguna instancia del Estado mexicano que tenga el despliegue, la disciplina, el orden, la capacidad y el equipamiento para hacerle frente a un fenómeno tan grave como es este fenómeno de la violencia, derivada del narcotráfico y el crimen organizado .

¿Los militares deben ser juzgados por tribunales civiles?

El fuero militar no es impunidad. La ley militar es mucho más estricta que la ley civil. Los tribunales militares son mucho más confiables, estrictos y verticales que los tribunales civiles.

Entonces, no hay impunidad. En el Ejército se aplica la ley y la justicia como debe de ser .

¿Y si cometen delitos en funciones?

Cuando están en funciones se les sujeta al fuero militar. Sin embargo, al final hay derechos que no se pueden violentar y terminan en los tribunales civiles, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

rramos@eleconomista.com.mx