A un año del tiroteo mortal contra la comunidad latina en El Paso, Texas, que dejó 23 personas muertas, entre ellas nueve mexicanos, y más de una veintena heridas (siete mexicanos) en el Walmart de Cielo Vista, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, instó a que se tomen medidas contra el terrorismo y doctrinas del gran remplazo, de la sustitución de civilizaciones y su expresión que ponen en riesgo a las comunidades mexico-norteamericanas.

“Como no son hechos aislados, entonces debe aplicarse otro estatus jurídico y otro tipo de responsabilidad o corresponsabilidad en los gobiernos del mundo, en este caso el de Estados Unidos, pero no sólo ese, otros gobiernos también. No podemos permitir que esa doctrina y sus allegados puedan transitar tranquilamente”, dijo durante su participación en el foro sobre supremacismo, discriminación racial y discursos de odio, a un año de la masacre de El Paso, Texas.

Por ello, el canciller reiteró la necesidad de fortalecer en los foros multilaterales la doctrina mexicana de identificar y no permitir el terrorismo.

Si no hay una respuesta contundente y permanente de nuestra parte, pues nuestras comunidades estarán en riesgo, no solo en Estados Unidos, también en otras regiones del mundo, que sí de manera principal en los Estados Unidos”, puntualizó.

Los embajadores José BremerLuz Elena Baños lograron que el acto se identificase como terrorismo en la OEA y en la UNESCO lo que significó un paso de que no quedara en un hecho aislado.

“Creo que fue un gran paso que se clasificara como un acto terrorista equivalente a las ocurridas en otras partes del mundo en contra de comunidades, en este caso contra nuestra comunidad. Es un inicio importante y le da una calidad política clara de qué estamos hablando, no estamos hablando para nada de hecho aislados, sino de una doctrina que nos parece que debe tener una respuesta de la misma envergadura”, agregó.

La mañana del 3 de agosto del 2019, Patrick Wood Crusius de 21 años, originario de Allen, Texas, abrió fuego contra personas que se encontraban en un Wal-Mart en El Paso, Texas, siendo arrestado el mismo día.

Se llevarán a cabo dos procesos judiciales: uno a nivel estatal y otro a nivel federal. A nivel estatal, un jurado investigador decidió acusar al atacante de “asesinato capital”, el cargo más alto que puede fincársele bajo la legislación de Texas. Mientras que a nivel federal, el detenido enfrenta múltiples cargos por crímenes de odio resultantes en la muerte de 23 personas y cargos por uso de un arma de fuego relacionado con un crimen violento.

En ambos procesos judiciales existe la posibilidad de que se solicite la pena capital para el acusado.

El 6 de agosto del 2019, el canciller Ebrard sostuvo una reunión con el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, para abordar posibles acciones legales por el lamentable ataque en El Paso y la posible extradición del agresor. La Fiscalía General de la República (FGR) será la que determine si resulta procedente solicitar la extradición del ciudadano estadounidense Patrick Crusius.

El gobierno mexicano también se encuentra explorando posibles acciones legales en contra de actores privados derivadas del comercio indiscriminado de armas en Estados Unidos y su tráfico ilícito hacia territorio mexicano.