El diario inglés The Guardian publicó este jueves el reportaje “No se puede enfrentar el mal con el mal: la vida en la ciudad más mortífera de México”, en este artículo, el periodista Tom Phillips relata la situación de violencia que se vive a diario en el municipio de Tecomán, Colima.

Phillips señala que en Tecomán, “los cuerpos aparecen con frecuencia descompuestos, o al menos, algunas partes de ellos”.

Y agrega que “en pocos lugares puede sentirse la ferocidad y la inutilidad de la guerra contra las drogas, más que en Tecomán, una comunidad costera que alguna vez vivió la tranquilidad. El año pasado, su tasa de homicidios de 172.51 muertes por cada 100,000 habitantes se asemejó a la de una zona de guerra”.

En el reportaje, The Guardian entrevista al presidente municipal electo de Tecomán, Elías Lozano, así como a la diputada electa de Morena por el segundo distrito federal, Indira Vizcaíno, sobre sus puntos de vista de la violencia que azota la zona desde hace años.

Vizcaíno Silva considera que la política de seguridad ya no sería “sólo una cuestión de combatir el fuego con fuego”. “Las tasas de delincuencia no suben porque las personas sienten que son malas. Las tasas de criminalidad aumentan porque la gente necesita comer”.

Destacan que el presidente municipal eleto, Elías Lozano, admitió que pacificar un lugar como Tecomán sería difícil y que tenía que ser “muy cuidadoso” al debatir sobre “un tema delicado”; enfatizó que no era tarea del alcalde combatir a los cárteles. “Pero es muy difícil ver lo que está sucediendo y no ser capaz de hacer nada”, agregó, dando a entender que una solución podría ser crear policías comunitarias como se ve en el vecino estado de Michoacán.

Mencionan que al preguntarle cómo Tecomán había sido víctima de semejante carnicería, Lozano culpó a la falta de políticos honestos. “Ésa es la raíz de todo. Los políticos tuvieron la opción de decidir entre permanecer al margen o involucrarse y muchos decidieron involucrarse porque había beneficios económicos”.