Durante el 2016, un conjunto de siete recintos penitenciarios realizaron, en promedio, 5.5 millones de llamadas a través de 1,199 equipos sospechosos, de acuerdo con una investigación de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones (Anatel), elaborada para el Comité Especializado en Estudios e Investigaciones en Telecomunicaciones.

La pesquisa, integrada al Informe anual 2016-2017 de este Comité, abarcó a siete penales, dos de ellos federales, que corresponden a diferentes regiones del país con características diversas, y que por motivos de seguridad no fueron identificados los nombres ni ubicaciones.

Los resultados arrojan que el conjunto de los 1,199 equipos terminales tenían en uso 2,585 tarjetas SIM. De estos aparatos, 86% operaba por lo menos dos y hasta 40 de estas tarjetas.

El uso generalizado de equipos dentro de los siete penales evidencia la inutilidad de los equipos bloqueadores de señal instalados, con interferencias que afectan a los usuarios y a la calidad del servicio, como se reporta semanalmente al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social dentro de la Comisión Nacional de Seguridad, así como al Instituto Federal de Telecomunicaciones mediante las denuncias de interferencia perjudicial , se lee en el documento entregado a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

Los hallazgos muestran que el conjunto de equipos sospechosos, (1,199) realizaron en una semana típica 106,446 llamadas, por lo que al año rebasan 5.5 millones de llamadas en promedio.

De acuerdo con los hallazgos, los equipos sospechosos ubicados en siete penales contemplados para la muestra, cuentan con varios IMSI (International Mobile Subscriber Identity o Identidad Internacional de un Abonado a un Móvil), es decir, un código de identificación único para cada dispositivo de telefonía móvil, operando con un mismo IMEI (del inglés International Mobile Station Equipment Identity o identidad internacional de equipo móvil).

En algunos penales se detectó que pocos equipos utilizan muchas tarjetas SIM. En otros centros de detención muchos equipos tienen un número muy alto de tarjetas SIM.

El caso más llamativo es el centro denominado como G , que con 195 equipos presenta un índice medio de 156 llamadas semanales por cada dispositivo y por tanto un volumen de 30,386 llamadas promedio.

El equipo de investigación destacó otro penal, identificado con la letra E , donde 52 terminales detectadas generaron más de 500 llamadas cada una, durante el periodo de muestreo y todos utilizan más de una IMSI .

Asimismo, localizó que en dos cárceles estatales se utiliza un número muy alto de IMSI en pocos equipos.

La investigación de la Asociación Nacional de Telecomunicaciones señala que en los siete centros de detención, donde hay 26,416 reos, pareciera que existe una jornada laboral para las llamadas, pues se detectó que es entre las 8:00 y 20:00 horas el uso de equipos terminales.

El estudio arroja elementos importantes a considerar por las autoridades ante la solicitud permanente de los concesionarios y de la propia sociedad de elaborar una estrategia efectiva, de largo plazo para la atención eficiente de las interferencias que afectan de manera masiva a los usuarios legítimos de servicios móviles, así como para cumplir con los Lineamientos de Colaboración entre Autoridades Penitenciarias y los Concesionarios de Servicios de Telecomunicaciones y las Bases Técnicas para la Instalación y Operación de Sistemas de Inhibición del 3 de septiembre de 2012 , se lee en el trabajo de investigación.

[email protected]