El candidato presidencial de Morena, PT y Encuentro Social, Andrés Manuel López Obrador, descartó que el presidente Enrique Peña haya intervenido en el proceso electoral, cuando afirmó que sólo ve a un candidato que cumple con las características de ser honrado, experimentado, honorable, confiable y capaz de garantizar estabilidad.

Entrevistado en Guanajuato, López Obrador aseveró que observa un comportamiento correcto de parte de gobernadores y del propio presidente Enrique Peña Nieto, aunque reiteró su petición de que no se usen recursos públicos para beneficiar a candidato alguno.

Cuestionado acerca de lo dicho el martes por el presidente Enrique Peña, quien dijo que sólo veía en un candidato características de honradez, López Obrador dijo que en una de esas, el primer mandatario se refería a él.

“No aclaró, no se sabe a quién se refiere, porque si habla de corrupción, están implicados otros candidatos, entonces quién sabe a quién se refiere. En una de esas está él pensando qué es lo que más le conviene al pueblo de México, pero no creo que se haya referido a los candidatos del PRIAN, porque esos están metidos en corrupción”, aseveró.

Al abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia, se le cuestionó sobre si no fue una intervención del presidente, a lo que volvió a utilizar su frase: “lo que diga mi dedito”, mientras negaba con el dedo índice.