El formato del primer debate entre los candidatos a la Presidencia de la República no fue el más adecuado para la confrontación de ideas. La secuencia de preguntas y respuestas y las etapas de diálogo se convirtieron en una retahíla de ataques dirigidos sobre todo en contra del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, que se dedicó a responder los señalamientos tanto de Ricardo Anaya como de José Antonio Meade.

La propuesta de Obrador sobre otorgar amnistía a los miembros del crimen organizado en México, así como su idea de revocar el mandato presidencial cada dos años a partir de una consulta ciudadana fueron los temas a los que más recurrieron tanto Anaya, candidato de la coalición PAN-PRD-MC, como Meade, de la alianza entre el PRI, PVEM y el Panal, para atacar al líder de Morena, quien también fue cuestionado respecto de su honestidad.      

El combate a la corrupción y a la impunidad fue el único tema en el que hubo cierta homogeneidad con respecto a los ataques que recibieron los tres candidatos y también fue en el que las propuestas fueron más directas.

Estos son algunos de los ataques entre los tres candidatos partidistas a la Presidencia de la República:

Sobre la amnistía al crimen organizado

 

Sobre las causas y el combate a la violencia

 

Sobre el combate a la corrupción y a la impunidad

 

Sobre la honestidad de Andrés Manuel López Obrador

 

José Antonio Meade eludió hablar sobre una fiscalía autónoma

 

Sobre la revocación de mandato

 

Sobre la política del país en los últimos 20 años

 

Consideraciones finales