A un año de su implementación, el Registro Nacional de Detenciones (RND) arroja que 164,197 personas han sido detenidas en todo el país por delitos federales y locales. De ese número, 125,002 (76%) fueron presentadas ante la autoridad ministerial por el valor de las pruebas en su contra.

Entrevistado por El Economista, el titular del Centro Nacional de Información (CNI), David Pérez Esparza, dijo que la implementación del RND ha servido para evitar actos de tortura y extorsión por parte de policías, ya que les obliga a reportar en tiempo real las aprehensiones.

“Los policías buenos están felices porque por fin hay quién les crea. Los policías malos (se van)... porque naturalmente ya no es negocio; de alguna manera el RND, aunque no tenía ese objetivo, se está volviendo en un mecanismo de control de confianza. Es más, si alguien habla mal del RND me hace dudar, ¿por qué habla mal si está protegiéndote? El RND, si bien nace con la idea de proteger al ciudadano, en la práctica protege igual o más al policía. Cuando el sistema se vuelve multifuente no puedes falsear (la detención), podrías falsear una, pero no todas y todo el tiempo”, dijo.

¿No hay manera de que los policías no registren a los detenidos?

“Siempre hay maneras. Siempre hay formas. La más obvia es que el policía se niegue a hacer el registro, esa es la más fácil, que detenga y no haga el registro, pero ahí ya es una violación al debido proceso. Estamos ahorita fomentando que a las policías se les castigue y se les sancione cuando no abran el RND.

“No hemos tenido tanta oposición como yo pensaba; esa es una gran sorpresa; yo pensé que los policías no lo harían porque iban a perder su ‘beneficio’ de extorsionar. Y si bien al principio se asustaron mucho con la implementación, ellos se están protegiendo muchísimo, porque muchas de las veces las personas salían libres porque decían que las habían paseado, golpeado, y era el dicho del policía contra el ciudadano. Y los policías buenos decían: ‘no es cierto, yo no lo extorsioné’, pero el juez le creía al ciudadano y salía libre”.

A un año de su implementación, el RND registra 164,197 detenciones por delitos federales y locales; la mayor cantidad de detenidos ha sido en el Estado de México (28,835); Ciudad de México (18,577); Baja California (12,976); Chihuahua (19,957); Coahuila (10,818); Guanajuato (9,776); Nuevo León (8,776); y Jalisco (5,820). Las entidades que menos registros han tenido son: Baja California Sur (444), Sinaloa (815) y Campeche (907).

Con el RND, los policías federales, estatales y municipales, así como la Guardia Nacional y las Fuerzas Federales están obligados a registrar datos de las personas detenidas y sobre el trámite de ponerlos a disposición del Ministerio Público.

El director del CNI adelantó que se buscará que esto se amplíe a datos del proceso judicial contra el detenido y hasta su eventual salida de un reclusorio.

Asimismo, se pretende vincular este sistema multifuente de detenciones con las cámaras C5 de los estados, a fin de cotejar las versiones, tanto de policías como de ciudadanos, al momento de la detención.

“Es una gran innovación. Queremos fortalecer los lineamientos que van a salir en enero (del 2021). El tercer rubro, que es la parte penal y penitenciario, es la gran invocación, y es la idea vincular las tres fases: policial, ministerial y procesal-judicial. Es una revolución tremenda porque ningún país lo tiene. Imaginemos lo que implica: desde ‘me detuvieron’, hasta que ‘salgo del penal’ y ‘qué hago después’”.

Expuso que México, Colombia y Argentina son los únicos países en el mundo en contar con el Registro Nacional de Detenidos, y algunos gobiernos (Honduras, Bolivia) han pedido a México asesoramiento en el tema.

“Da inteligencia geoespacial avanzada para que se puedan tomar decisiones sobre dónde ocurren más delitos. Te permite hacer inteligencia para diseñar políticas públicas basadas en ciencia empírica de avanzada. La Guardia Nacional está avanzando en esa materia”, mencionó el funcionario.

jorge.monroy@eleconomista.mx