El secretario de Seguridad Pública (SSP) de Colima, Enrique Sanmiguel Sánchez, renunció al cargo luego de que siete policías estatales fueron hallados muertos, y fue localizado el cuerpo de la diputada local, Francis Anel Bueno Sánchez. Organizaciones sociales en aquella entidad alertan de una escalada de violencia en la entidad.

De acuerdo con autoridades federales, Colima es una entidad de influencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), aunque mantienen una disputa con la Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios e incluso con un grupo conocido como La Barredora, un brazo del Cártel de Sinaloa.

El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta, mencionó que la renuncia del coronel Sanmiguel Sánchez tiene el propósito de “no interferir en las investigaciones” que se llevarán a cabo para determinar si la SSP cumplió los protocolos para asignar a 10 policías estatales que escoltaron a empresarios a una reunión, y tras lo cual, siete elementos policiacos fueron hallados asesinados.

La Fiscalía de Colima dijo que el cuerpo de la diputada Bueno Sánchez, y de tres personas más, fue localizado en una fosa en el municipio de Tecomán.

La diputada desapareció el pasado 29 de abril cuando un grupo de hombres armados la secuestró en Ixtlahuacán, Colima, donde realizaban acciones de sanitización por coronavirus. Emma Sánchez, madre de la víctima, dijo que el 9 de mayo solicitó a la Fiscalía General de la República que se emitiera una Alerta Alba, pero ésta no se difundió.

El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó sus condolencias a los familiares de la legisladora local, y dijo tener información de que, por este caso, ya hay detenidos.

Delitos en aumento

En Colima, durante los dos últimos meses se ha reducido la incidencia del robo de vehículo, a casa-habitación, lesiones dolosas, secuestros y violaciones, pero han aumentado los homicidios dolosos y los feminicidios, los robos a negocio y las extorsiones, de acuerdo con la organización local denominada “Comité Ciudadano ¿Cómo vamos Colima?”.

La ONG reportó que entre enero y abril de este año, se registraron 216 averiguaciones por asesinato, que involucra el deceso de 251 personas,y significa “un incremento del 9% en el número de víctimas en comparación con el (mismo periodo del) año anterior (230)”.

En el feminicidio, la organización dijo que Colima está en primer lugar a nivel nacional con una tasa de 1.27 casos por cada 100,000 habitantes.

politica@eleconomista.mx