La Comisión Nacional de los Derechos Humanos abrió una investigación sobre los hechos ocurridos el pasado domingo en la cárcel de Apodaca, Nuevo León, donde murieron 44 internos y otros 30 se fugaron.

El ombudsman nacional, Raúl Plascencia Villanueva, giró instrucciones para que personal del organismo lleve a cabo las tareas correspondientes.

La CNDH recordó haber dado cuenta con anterioridad de las condiciones en las que viven los internos en la Recomendación General 18/2010 y el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria.

El organismo -a través de un comunicado- informó que se encuentra atento al desarrollo de las investigaciones de las autoridades locales para el esclarecimiento de los hechos y la atención que se proporcione a familiares y víctimas.

La CNDH reitera su llamado a las autoridades responsables, para que se apliquen acciones preventivas en los centros penitenciarios del país, a efecto de evitar incidentes de esta naturaleza , advierte en el comunicado.

Cabe recordar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó la muerte de los 44 reos y recordó que la obligación de los estados es garantizar la seguridad en las cárceles en la región.

jreyes@eleconomista.com.mx