La Coordinación General de Transportes Aéreos Presidenciales (CGTAP) pretende invertir este año 8 millones 313,788 pesos para comprar sistemas automatizados de control de asistencia y de registro de acceso a las instalaciones que tiene en la zona de hangares del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

A la fecha, en los vuelos que despegan de esas instalaciones para giras presidenciales o de secretarios de Estado dichos procesos se realizan de manera manual. Los nombres de los pasajeros se entregan previamente en una hoja y el día de la operación éstos ingresan a las instalaciones presentando una identificación oficial.

Si la CGTAP continúa operando como hasta ahora, se pondría en riesgo la seguridad del ciudadano Presidente de la República y el de las 17 aeronaves a cargo de esta unidad , refiere la ficha de registro que pretende licitar el proyecto bajo un procedimiento de invitación a cuando menos tres personas.

De esta manera, por primera ocasión, se instalaría dicha infraestructura tecnológica en las operaciones aéreas del Poder Ejecutivo.

En la aviación comercial, las aerolíneas y los grupos aeroportuarios deben seguir estrictos parámetros internacionales para identificar con precisión la identidad de sus usuarios, situación que se agudizó luego de los atentados terroristas de septiembre del 2011 en Estados Unidos.

El análisis realizado por la Presidencia para justificar la compra reitera que actualmente no existe un sistema seguro de control de accesos y salida de personal ni un sistema de registro de acceso para abordar las aeronaves y que arrendarlos representaría un costo de 11,500 millones de pesos durante los 10 años de vida útil que tendrían los sistemas.

Buscan mantenimiento

De los 2,104 millones de pesos que se asignaron este año para la Presidencia, también se contempla destinar 556,212 pesos para comprar equipo que apoye el cuidado de la flota a cargo de la CGTAP.

Es importante destacar que se podrían efectuar mantenimientos preventivos y correctivos a los bienes existentes, mismos que tendrían una erogación de 11 millones de pesos anuales; no obstante, sí es una solución viable, a largo plazo resultaría oneroso e innecesario, ya que los bienes actuales ya no cumplen con los estándares de calidad, al haber cumplido con su tiempo de vida útil , se aclara en el texto.